Sulfatos de Glucosamina y condroitina- ¿cuál es la controversia?


El presente vínculo lleva a una presentación en power point, aclarando las diferencias entre el sulfato cristalino de glucosamina como medicamento y la llamada “glucosamina” como suplemento dietético.

Las diferencias entre los métodos de fabricación y control de calidad, hacen que la comparabilidad sea solo en función de léxico, lo cual ha generado mucha controversia en revisiones sistemáticas.

https://drive.google.com/open?id=1P7yeFnyk3A0MI1flY9A28aGVWSersMmM

 

Anuncios

Hepatoxicidad por fármacos / Drug-induced Liver Injury


 

The following information has been compiled in order to ease the understanding of liver toxicity, or drug induced liver injury (acronym DILI), and how to focus this kind of secondary reaction, without leaving the patient without a good therapeutic option.}

The searches has been consulted in May 2018.

# Database / Reference Comments Website
1 Livertox Adverse events are typically graded on a scale of 0 to 4.  Grades for severity of liver test abnormalities and symptoms of liver injury have been developed and standardized and are used in many publications of clinical trials and studies of new medications.  A commonly used grading system is that developed by the Acquired Immune Deficiency Syndrome (AIDS) Clinical Trials Group (CTG).  In this system, the following levels are used to assess severity, with the values expressed as multiples of the upper limit of the normal range (ULN). https://livertox.nih.gov/Severity.html
2 Appendix B: MedDRA Concept Descriptions
MedDRA Introductory Guide Version 21.0 76
March 2018 / 000148
Hy’s law is used as an indicator for potential drug-induced liver injury. To be considered a potential “Hy’s law” case, the following three components must all be met:
• Elevation of aminotransferases, e.g., alanine aminotransferase (ALT) and aspartate aminotransferase (AST), of >3x upper limit of normal (ULN)
• Alkaline phosphatase (ALP) <2x ULN
• Increase in total bilirubin ≥2x ULN
https://www.meddra.org/sites/default/files/guidance/file/intguide_21_0_english.pdf
3 FDA Guidance for Industry on Drug-Induced Liver Injury: Premarketing Clinical Evaluation. However, the most specific finding to date is a finding of cases of serum aminotransferase elevation together with elevated bilirubin concentration (and no evidence of biliary obstruction or impaired ability to conjugate bilirubin) in some trial subjects (i.e., Hy’s Law cases) https://www.federalregister.gov/documents/2009/07/30/E9-18135/guidance-for-industry-on-drug-induced-liver-injury-premarketing-clinical-evaluation-availability
4 Sabin C. Pitfalls of Assessing Hepatotoxicity in Trials and Observational Cohorts. Clin Infect Dis 2004; 38 (Suppl 2): S56–S64 The most common approach to the definition of hepatotoxicity is to consider elevations in ALT or aspartate aminotransferase (AST) levels above a certain threshold, as proposed by the AIDS Clinical Trials Group (ACTG) [29] for use in its trials. Under this definition, severe hepatotoxicity (grade 3 or 4) is defined as an increase in ALT and/or AST levels (whichever is higher) to >5 times the ULN. https://academic.oup.com/cid/article/38/Supplement_2/S56/330764
5 Bezabeh S. Clinically significant liver injury in patients treated with natalizumab. Aliment Pharmacol Ther 2010; 31: 1028–1035 According to ‘Hy’s rule’, an increased risk for serious outcomes with DILI is predicated on the following three components of serum biochemical results: alanine aminotransferase (ALT) >3· upper limit of normal (ULN), total bilirubin >2· ULN and AP </=1.5· ULN. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/pdf/10.1111/j.1365-2036.2010.04262.x
Livertox levels

Figure fragment taken from: https://livertox.nih.gov/Severity.html.   Consulted in 13 may 2018

A complementary comment, taken from Livertox:

Serum Enzyme Elevations. ALT or alkaline phosphatase (Alk P) levels rise above normal, but rarely above 20 times the upper limit of the normal range (ULN) for ALT or 5 times ULN for Alk P without the development of jaundice and symptoms. Asymptomatic enzyme elevations may be transient and detected only because of routine monitoring or may be found during evaluation of an unrelated problem. Serum enzymes improve rapidly (within 2 to 4 weeks) of stopping the medication, but also may improve spontaneously even with continuation of drug (which is sometimes referred to as “adaption”). The appearance of serum enzyme elevations during drug therapy often leads to the decision to decrease the dose or stop the medication, but the level or duration of elevations that calls for such a decision is often unclear. The occurrence of symptoms or jaundice should lead to prompt discontinuation. In addition, any elevation of ALT above 10 times the ULN and persistent elevations above 3 times the ULN are appropriate criteria to stop a medication, particularly if it has been implicated in causing severe drug induced liver injury or is a new medication with uncertain potential for hepatotoxicity.
Drugs. Almost all medications have been associated with a 1% to 5% rate of asymptomatic serum enzyme elevations during the first few months of therapy, but the pattern is most typical of isoniazid, the antiretroviral agents, methotrexate, tacrine, aspirin and acetaminophen. The rate of serum enzyme elevations is also dependent upon the criteria for “elevations” and the frequency of monitoring.
Criteria for Definition. Elements important in defining serum enzyme elevations without jaundice include:

Latency of 2 to 48 weeks
No or minimal and nonspecific symptoms
Serum ALT rising above normal but less than 20 times ULN, and/or
Alkaline phosphatase levels rising above normal but less than 5 times ULN
Bilirubin not rising to levels associated with jaundicel (total <2.5 mg/dL)
Spontaneous decrease into the normal range or improvement on stopping medication within 4 weeks.

In: https://livertox.nih.gov/Phenotypes_enzy.html consulted 13 May 2018

Sobre libro: La ciencia y la vida, por J. Sampedro y V. Fuster.


La ciencia y la vida
La experiencia de varios años de trayecto en profesiones de tipo académico, escogidas por este par de profesores, destacados ambos en sus sendos campos de trabajo, es una refrescante conjunción de pensamiento para el espíritu.

Resulta que tengo una obra de José Luis Sampedro por allá perdida en la biblioteca, que se llama los mogoles en Bagdad, que debo confesar, no la he leído. Pero ahora, luego de conocer un poco o más d contexto sobre el autor, seguramente entrara en el plan lector.
Y de Valentín Fuster, lo conozco por varios de sus artículos en el tema de cardiología, fue alguno de los referentes del variado material que había que leer durante la época de la especialización.

El punto de encuentro común a ambos se llama humanismo. Es un material que se puede decir que trata y ensalza lo mejor de Homo sapiens, en cuanto ser social que al vivir auténticamente en búsqueda de ser lo mejor que es capaz de ser, logra trascenderse a sí mismo y ayudar a su medio social y natural.

Pero cuando se sumerge únicamente en el medio cultural dejando de lado el orden natural al cual todos estamos obligados, la naturaleza tiene una forma muy fácil de llamarnos al orden, se llama enfermedad.

descarga (1)

Eficacia de las intervenciones para mejorar la fluidez lectora — Comprensión lectora basada en evidencias


Me imagino que a estas alturas ya queda claro que la comprensión lectora es un fenómeno muy complejo en el que intervienen muchas variables. Entre esas variables hay un importante grupo que podemos llamar llamar “descodificación” que se corresponde con la habilidad del lector para transformar los signos impresos en información. La descodificación engloba factores […]

a través de Eficacia de las intervenciones para mejorar la fluidez lectora — Comprensión lectora basada en evidencias

Calidad del aire en Bogotá


Por su interés, se transcribe este artículo de la revista semana, va el link original

“¿Qué tan mala es la calidad del aire de Bogotá?

La Personería puso el tema sobre la mesa al decir que los buses de Transmilenio son chimeneas móviles. Un experto del IDEAM explica dónde se respira el peor aire y qué afecta la contaminación de la ciudad, que a veces supera los límites permitidos.

Calidad del aire en Bogotá: Personería denuncia buses de Transmilenio El sector de la Sevillana tiene el peor aire de Bogotá. Foto: Diana Rey Melo / SEMANA

Óscar Guerrero es uno de los investigadores del IDEAM que se encargan de monitorear y analizar la calidad del aire en el país. Ese tema, precisamente, entró a la agenda de Bogotá luego de que la Personería Distrital, tras un operativo en el norte, aseguró que los articulados de Transmilenio son chimeneas móviles. ¿Cuál puede ser el impacto de esos vehículos en la contaminación? Guerrero expone un panorama del estado del aire en Bogotá.

SEMANA: ¿Cuál es el estado del aire en Bogotá?

Óscar Guerrero (O.G): La calidad el aire en Bogotá es muy variable. Hay zonas donde los niveles de contaminación están por debajo de los límites permisibles. Pero hay otras que tienen concentraciones bastante altas de particulas contaminantes. Podemos hablar por ejemplo de la zona suroccidental de la ciudad, en las estaciones (donde el IDEAM mide la contaminación del aire) de Carvajal y Kennedy, donde los niveles realmente son altos. La normatividad permite hasta 50 microgramos de partículas por metro cúbico anual, y allí los niveles de concentraciones están alrededor de 70 u 80 microgramos. Y si nos basamos en los estándares de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que son más estrictos que la normatividad nacional, entonces es más notoria esa problemática.

 

SEMANA: ¿Qué son esas partículas?

O.G.:Hablamos de dos tamaños de partículas. Las menores de 10 micras (PM10) y las menores de 2.5 micras (PM 2.5). Eso es básicamente polvo suspendido. Que el material particulado exceda la concentración permitida tiene un impacto en la salud, puede generar o agravar las enfermedades cardiovasculares o repiratorias.

SEMANA: ¿En dónde se respira el mejor aire de Bogotá?

O.G.: Las zonas con el mejor aire de Bogotá están ubicadas al oriente, en las cercanías de los cerros. Las estaciones más limpias son San Cristóbal, en el suroriente, la del Ministerio de Ambiente, también cerca a los cerros, y la estación de Usaquén, en la calle 134 con 9. Son estaciones con concentraciones muy bajas incluso para el país. Por eso mismo es que hablamos de un contraste en la calidad del aire en la ciudad. En Bogotá se puede respirar un aire aceptable. Pero es importante tener en cuenta que la OMS afirma que no hay niveles seguros de contaminación atmosférica, siempre va a haber una afectación a la salud, así sean bajos.

Le recomendamos: Así se vive en La Sevillana, el segundo lugar más contaminado de Colombia

SEMANA: ¿Cómo está Bogotá en comparación con otras ciudades del país?

O.G: El caso más similar al de Bogotá es el de Medellín, que tiene unas estaciones en el centro y cerca a autopistas importantes donde los niveles de material particulado también son altos. En Cali también hay un sistema de monitoreo robusto pero a comparación de Bogotá y Medellín los niveles son menores, cumplen la normatividad. En las ciudades intermedias, la problemática es menor, sin embargo, tenemos otras zonas, como las mineras en Cesar o La Guajira donde por esa actividad hay una situación especial de contaminación.

SEMANA: ¿Cuáles son los mayores contaminantes del aire en Bogotá?

O.G.: En una ciudad tan grande es muy preocupante el tráfico. Los vehículos de carga pesada, que incluyen los buses de transporte público, volquetas, tractomulas, pero en general todos los que usan diesel como combustible son los más contaminantes. También la induistria con sus procesos de combustión, lo que se ve especialmente en el suroccidente de la ciudad, en la zona de Puente Aranda. También las vías destapadas, que cuando los carros las transitan levantan polvo, y los incendios como los que ocurren en los cerros orientales.

SEMANA: ¿Qué papel juegan las condiciones naturales?

O.G: A veces los vientos o las condiciones de la atmósfera no son propicias, empeoran el aire. El viento es fundamental en la dispersión. En la medida en que tiene mayor velocidad facilita el desplazamiento de los contaminantes a otras zonas. La concentración de partículas baja cuando la velocidad del viento aumenta. Y cuando baja, la contaminación queda estática sobre un punto en particular y agrava el problema.

Otro factor muy importante son las montañas. En el caso de Bogotá tenemos la ventaja de que los vientos a veces fluyen hacia la sabana y ayudan a la dispersión. También vientos procedentes de los Cerros, que por venir de allí traen buena velocidad hacia el occidente. En Medellín, por ejemplo, los contaminantes quedan atrapados en el Valle de Aburrá y por eso la situación allá es más complicada.

Le puede interesar: Medellín, la Beijing de Colombia 

SEMANA: ¿Cuáles son las horas de mayor contaminación en Bogotá?

O.G.: Generalmente son las horas pico, cuando la gente se desplaza hacia sus sitios de trabajo. Especialmente entre 7 y 9 de la mañana. No solo se activa todo el transporte sino que en estas horas los vientos no son tan rápidos y fuertes… Otra momento crítico es de 4 de la tarde a 7 de la noche. Es un pico de contaminación pero no tan alto como el de la mañana porque la gente tiende a desplazarse en intervalos más dispersos, no toda sale al tiempo.

SEMANA: La Personería acaba de decir que los buses de Transmilenio son chimeneas móviles…

O.G.: Los buses funcionan con diesel, entonces son un factor importante en la contaminación atmosférica. Lo que se había implementado en el Distrito – entiendo que ese programa ya no está vigente- era de ubicar filtros de partículas en los exhostos para que se emitiera menos material particulado a la atmósfera.

Puede leer: Calidad del aire en Colombia: cuando respirar mata

SEMANA: ¿Y cuál es la mejor fórmula para disminuir esa contaminación?

O.G.: Son varias. Una es el control al final del tubo, el filtro que reduce la emisión de material particulado a la atmósfera. También tenemos el fortalecimiento de tecnologías vehiculares, hacerlas más eficientes en el uso del combustible. Otra es la mejora del mismo combustible, especialmente el diesel, al que por ejemplo ya se le hizo una reducción de azufre en 2010 y eso se vio reflejado en la calidad del aire de Bogotá. También está la movilidad sostenible: el uso del transporte público, de la bicicleta, de alternativas amigables con el ambiente.

SEMANA: ¿Qué recomienda a la gente para que no sufra el impacto del aire contaminado?

O.G.: Evitar la exposición a los corredores viales más contaminados, por ejemplo a la autopista Sur, donde circulan vehículos de carga pesada, hay troncal de Transmilenio y bastante industria. Además, reducir el ejercicio cerca a corredores viales. Hay personas que salen a trotar o a montar bicicleta y se exponen de 7 a 9 en las avenidas, cuando el material particulado es más alto. En el caso de los ciclistas, hay tapabocas para filtrar el material particulado y evitar que llegue al tracto respiratorio.”