Las humanidades en Medicina


Del muro de la especialista María del Carmen Valencia, este excelente material.

Y después de años de asumir dentro de mi esencia que mi vocación renacentista que me había hecho interesarme por el arte, los idiomas, la música, la literatura y las humanidades no estaba reñida con mi vocación de ser médica, y al estar en este tiempo al lado de Pedro y “del otro lado “, del de familiar, de esposa y asumir una enorme angustia por no tener el control, puedo permitirme hacer unas cuantas reflexiones.

La Medicina no es sólo curar enfermedades y obtener títulos, que también… la vocación humanística no nos exime del deber científico, de estar actualizados y ejercer una medicina eficaz y efectiva.
Pero también es comprender a la humanidad en su máxima y más infinita esencia. Es asumir nuestras virtudes, nuestros defectos, nuestras limitaciones. Es ponerse en el lugar de los demás, es viajar, es aprender, es sentir las emociones de otros en nuestras propias carnes. Y yo, como paciente, o como familiar, estaré mucho más tranquila en manos de alguien que conciba la vida como un todo, y no como una diminuta fracción.
…. Yo Soy.. soy una persona… aunque todo el sistema se empeñe en deshumanizarnos…
Y mis pacientes también lo son.

Esa incapacidad comunicativa de la que adolece en términos generales la sanidad en España, se debe a eso, a desconocer que la valía de un médico la declara su trayectoria, su evolución, su vocación, su naturaleza altruista, de la misma manera que su trayectoria académica.
Nuestro destino y nuestro deber es acompañar, guiar y aconsejar para que nuestros pacientes sean capaces de tomar las mejores decisiones con la información correcta, y eso precisa de tiempo, pero sobre todo de empatía y de voluntad, dar confianza para que las recomendaciones sean seguidas adecuadamente y asumir la responsabilidad de lo que ocurra, después de que el paciente cruce el umbral al tener el alta del hospital, de las urgencias o de la consulta.
Y ese destino nos obliga también a que tenemos que comunicarnos entre nosotros, a preocuparnos mutuamente por nuestro bienestar, más que competir, reconociéndonos mutuamente entre los equipos sanitarios, como personas.
Todos nosotros somos personas, todos los miembros de un equipo sanitario, y todos nosotros nos tendríamos que valorar por nuestro espíritu.
Porque cuando se trata de salvar vidas, el médico no las salvará con protocolos desactualizados y muchas veces erróneos, que obligan a hacer lo mínimo posible, a cumplir unas pautas que para lo único que son útiles es para desmembrar el sistema, haciendo sentir al paciente que nadie tiene una voluntad seria de resolver sus problemas, problemas que muchas veces amenazan la vida..
NO !!!, salvamos vidas con nuestro fonendoscopio, explorando, (casi nadie explora ya..) nuestros ojos, nuestras manos y nuestra determinación más pura, esa que ayuda al prójimo desinteresadamente, y no en busca de aplausos o admiración… o cuotas de poder para conseguir contentar a unos superiores cada vez más lejos de la práctica clínica, a quienes las vidas de esos pacientes y las nuestras, dicho sea de paso.. poco les importan.”

00EnlightenedHastyGnat-max-1mb

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s