Etiquetado: obesity

Médico como educador


 

Este es un link en la plataforma Behance, que presenta a modo de biblioteca, las opciones de material para educación en salud.
Comento un poco al respecto: por qué el interés en educación de temas en salud?
1. Porque es una forma de ayudar a otros a comprnder mejor que pueden hacer en pro de su salud.
2. Porque es una forma de ejercer la profesión.
3. Porque de alguna forma, lo poco que se sabe si no se comparte, no es útil.
4. Porque es una forma también de poner “grano de arena” social.
5. Porque ayuda al propio aprendizaje y a estar actualizado.
6. Porque ayuda a reforzar la práctica clínica.
7. Porque este tipo de educación es mejor que lo haga quien tiene suficiencia académica.
El crecimiento exponencial de la información científico-médica en los diferentes medios de comunicación, omnipresentes y parte de nuestra era de información está desencadenado una nueva revolución en el sentido como lo veía Thomas Kuhn, de estar entrando en la era de la sabiduría. Aclaro esto:

Los datos puros no sirven de mucho, solamente sirven si hay contexto en la mente de quien recibe dichos datos, dicha información. Como todo lo dicho, es dicho por alguien, todo lo comprendido, es comprendido por alguien. Si lo dicho es comprendido, se ha hecho bien la tarea.

Y uno de los fenómenos que sucede ante tanta información, es como se ha dicho en otras oportunidades, saber que sirve y que no, hay que saber -si se me permite la licencia- separar el grano de la paja.
Es aquí donde entra el profesional de la salud, porque desde el principio de su formación empieza con las bases de conocimiento de biología celular, anatomía o relación macroscópica de los diferentes órganos y estructuras, histología o relación microscópica de los mismos órganos y estructuras, fisiología de órganos y sistemas, bioquímica, patología o las bases estructurales de la enfermedad en el organismo, fisiopatología o como la función se altera y produce el cambio estructural, farmacología o como aproximarse a la mejoría de procesos o de enfermedad por medio de medicamentos, toda la parte mental del enfermo a través de psicología, psicopatología, psiquiatría, para no olvidar que no hay enfermedades sino enfermos y todas las especialidades de la clínica, la larga lista de la cual se enorgullece el siglo XX, hijas de cirugía, pediatría, medicina interna y ginecología.


Y como no hay enfermedades sino enfermos, están otras ramas de las ciencias de la salud como enfermería, las diferentes terapias, fonoaudiología, optometría, imágenes diagnósticas entre otras varias prolijas de nombrar. Y por supuesto, sin olvidar la parte poblacional, epidemiológica, preventiva, donde la educación enfocada en la promoción y prevención en salud a la que se hace referencia en este escrito, vuelve a relucir.


Las tecnologías de información y comunicación – TIC han expandido nuestro conocimiento de muchas cosas. Somos humanidad más universal por conocer más del mundo, ahora esta información debe servir valóricamente para interactuar mejor entre nosotros.
Las TIC hacen que el Gran Público sea cada vez más informado y también más educado en salud, por todos los temas que tienen que ver con la innovación y el descubrimiento de nuevas terapias, así como las políticas sanitarias que deciden como implementar dichas terapias en la población, tema de salud pública que afortunadamente el Gran Público se ha dado progresivamente cuenta que no debe dejar concentradas en las manos usuales, sino que tiene que empezar a tomar la responsabilidad de esto.
tic-tac-toe-1242918_640

Imagen de uso libre, cortesía de Anarosadesebastiani, en https://pixabay.com/es/tic-tac-toe-juegos-junta-directiva-1242918/

Gaseosas y obesidad


efectos-secundarios-gaseosas

Impuestos son una medida para frenar el consumo de los refrescos. Además de tener el inconveniente que castigan al consumidor, la publicidad continua. Igual  la restricción debería ser para el productor porque lo que se va a lograr en la primera forma, es aumentar más las arcas del productor.

Con una propuesta de imponerle a la gaseosa un impuesto entre 50 y 100 pesos, el ministro de salud quiso iniciar el debate para reducir los niveles de obesidad que se registran el país.
En una conferencia médica sobre “Ciudades Saludables” celebrada en Medellín, el ministro lanzó la propuesta que según él está siendo adoptada en varios países.
La preocupación principal tiene que ver con los alarmantes niveles de obesidad y de enfermedades como diabetes tipo 2 que se registran el país y enfermedades asociadas al consumo de gaseosas.

Para el ministro esto tendría dos objetivos principales, el primero un plan de choque contra la obesidad y la diabetes y el segundo que los recursos derivados del impuesto sean utilizados por las entidades regionales para planes de atención y prevención en salud.

Un refresco regular de 591 mililitros contiene 227 calorías, de acuerdo con el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés). Esa bebida tiene más del 10% del total de calorías que una mujer adulta necesita para mantener un peso saludable, de acuerdo con las pautas de dieta de la USDA. Mientras tanto, aproximadamente uno de cada cuatro estadounidenses obtiene al menos 200 calorías al día de bebidas azucaradas. Estas cifras, junto con trabajos como el de Stanhope, ofrece municiones a los médicos y funcionarios públicos de salud, que dicen que los refrescos deben ser tratados como el enemigo público de la salud número uno.

“Las bebidas gaseosas y las que contienen azúcar son la respuesta más fácil en (la razón de los problemas) de la salud pública hoy en día”, dice el médico David Ludwig, director de la Fundación New Balance del Centro de la Prevención de la Obesidad, en el Hospital Infantil en Boston, Estados Unidos. “Muchos niños están consumiendo 300 calorías por día o más, sólo en bebidas que contienen azúcar. Compara el reto de darle tres vasos de bebidas azucaradas, contra que reciban dos horas de actividad física moderada”.

“Si cambias de refresco de cola a agua, es fácil”, dice Elizabeth Mayer-Davis, una profesora en la Universidad de Carolina del Norte en Estados Unidos y recién presidenta de la Asociación Americana de Diabetes en Estados Unidos. “No tienes que hacer grandes cambios complicados en cómo cocinas y compras, y todo eso. Y el número de calorías que puedes ahorrar, puede ser sustancial”.

Lecturas complementarias

http://qcpages.qc.cuny.edu/~redwards/Papers/edwards-comment-10-657R1.pdf

http://www.alternativaregional.com/bebidas-gaseosas-el-enemigo-principal-en-la-lucha-contra-la-obesidad#sthash.8Cg1XVby.dpuf

Fuente de la figura:

http://refugiofitness.wordpress.com/2014/04/03/los-efectos-negativos-de-tomar-gaseosas/