Categoría: Nutrition

Efectos del mercurio en salud humana


A propósito de la situación suscitada con atún y mercurio en Colombia, con la firma van Camps, se comparten entradas en el sitio:

https://www.facebook.com/groups/161366980592425/search/?query=mercurio

vale la pena conocer lo que refiere la OMS sobre el mercurio y la salud humana, en

http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs361/es/

Cesárea vs. parto natural


Algunos argumentos para que ante la disyuntiva desde perspectiva como paciente y sobre todo, ante la ausencia de indicación médica clara, se tome una decisión en pro de mejor escoger la opción del parto natural.

La cesárea no es un procedimiento inocuo, de tal manera que su indicación y escenario de práctica deben estar a criterio del médico.

http://www.bebesymas.com/parto/que-un-recien-nacido-se-contamine-de-su-madre-parecer-ser-lo-mas-recomendable

http://www.madrimasd.org/blogs/microbiologia/2010/06/28/130923

Uno de los argumentos que está cobrando mayor vigencia, es que el bebé expuesto a flora del canal del parto materno, coloniza su tracto digestivo con la flora adecuada y ello ayuda a una programación metabólica sana.

La programación metabólica se está convirtiendo en un concepto de cada vez mayor aceptación que afirma que el medio ambiente -dentro de los cuales está la flora-, durante el desarrollo temprano afecta a la salud y la enfermedad en la edad adulta, probablemente a través de mecanismos epigenéticos tales como la metilación del ADN, modificaciones de las histonas, silenciamiento de ARN, o una combinación de estos.

Evidencia creciente muestra que la nutrición durante el embarazo y la vida postnatal temprana es uno de las más importantes señales ambientales que programan el desarrollo microbiológico, metabólico, e inmunológico.

El período neonatal es crucial para la pronta la colonización microbiana adecuada del tracto gastrointestinal casi estéril del recién nacido. Estos primeros colonizadores juegan un importante papel en la salud del huésped, ya que están implicados en funciones de tipo nutricional, inmunológico y fisiológico. La evidencia de estudios en animales y humanos indica que la composición de la microbiota intestinal tiene un efecto sobre composición corporal, digestión y homeóstasis metabólica. Además, la funcionalidad del metabolismo se desarrolla después del nacimiento cuando el recién nacido se expone por primera vez a la nutrición a través del tracto gastrointestinal.

El microbioma queda establecido generalmente a los dos años de edad, y hay que tener en cuenta los cambios drásticos en los microbios intestinales que tienen lugar durante y después del parto, ya que los bebés captan las bacterias de sus madres durante el parto y durante la lactancia. Los bebés que nacen por cesárea tienen diferentes microbios que los bebés nacidos por parto vaginal.

La exposición a componentes microbianos ambientales también se considera que tiene un papel clave en el proceso de maduración del sistema inmune, y a su vez el sistema inmunológico moldea la composición de la microbiota o conjunto de población bacteriana que coloniza el tracto digestivo.  Por lo tanto, el uso de estrategias nutricionales para programar la composición de la microbiota para favorecer una población bacteriana más beneficiosa y apoyar el desarrollo de los sistemas metabólico e inmune, proporciona una buena oportunidad en la prevención de problemas de salud posteriores como obesidad, diabetes y alergia.

Referencia sobre programación metabólica temprana:
Nauta AJ, Ben Amor K, Knol J, Garssen J, van der Beek EM. Relevance of pre- and postnatal nutrition to development and interplay between the microbiota and metabolic and immune systems. Am J Clin Nutr 2013; 98 (Suppl): 586S-93S.

Referencia sobre flora y tipo de nacimiento
Christian LM, Galley JD, Hade EM, Schoppe-Sullivan S, Kamp Dush C, Bailey MT. Gut microbiome composition is associated with temperament during early childhood. Brain Behav Immun. 2015 Mar;45:118-27.

More information about HONcode

“Inflammaging” y envejecimiento


The association between the increase in life expectancy in humans and age related changes in the immune system promotes that individuals are exposed longer to endogenous and environment antigens which allows an activation of the innate immune system and the subsequent establishment of a low grade chronic inflammation state with an increased expression of proinflammatory cytokines (tumor necrosis factor alpha, interleukin 6, etc.). This inflammatory state referred as inflammaging.
Con el aumento en la expectativa de vida del ser humano, los individuos se encuentran expuestos por más tiempo a distintos antígenos que, junto con el envejecimiento del sistema inmunológico, favorecen el establecimiento de un estado inflamatorio crónico de bajo grado con aumento en la expresión de citocinas proinflamatorias (factor de necrosis tumoral alfa, interleucina 6, étc.). Este estado denominado inflammaging se caracteriza por un envejecimiento de origen inflamatorio.

INTERVENCIONES
 El ejercicio físico es hasta el momento una de las posibles intervenciones útiles para evitar los efectos de la inflamación en el origen de enfermedades asociadas al envejecimiento. El ejercicio promueve un estado de estrés regulado. Éste incrementa los niveles séricos de IL-6 lo cual conduce a un mayor consumo de tejido adiposo al favorecer la lipólisis para producir de forma eficiente energía durante la actividad física. Además, los incrementos en la IL-6 se relacionan con una reacción compensadora caracterizada por la producción de IL-10 y otras citocinas con funciones antagónicas al receptor de la IL-1 por lo que induce un equilibrio en la balanza de la inflamación.

Las asociaciones entre el riesgo para la Enfermedad de Alzheimer (AD) y la ingesta de Acido ascórbico (AA)  se han investigado en varios grandes estudios de población, tanto en los EE.UU. y también en una muestra grande de Europa. Uno de los primeros estudios parecía muy prometedor cuando los datos se informaron de la Healthy Aging Chicago Proyecto (CHAP) que muestra que ninguno de los mayores a 65 años, sobre los 633 participantes sin demencia que tomaron ácido ascórbico, desarrollaron AD en el período de seguimiento (promedio de 4 años ). Un patrón más complejo de los efectos se informó en el Estudio de Envejecimiento Honolulú-Asia que comprendía hombres de 71 años a 93 años. En los individuos cognoscitivamente intactos, la ingesta de ácido ascórbico se asoció con una mayor probabilidad para un mejor rendimiento de función cognitiva. La alta ingesta de ácido ascórbico y vitamina E se asociaron con una menor probabilidad de demencia vascular.(Referencia: Nutrients. 2014 Apr 24;6(4):1752-81.) Sigue leyendo