Categoría: Nutrición

Efectos del mercurio en salud humana


A propósito de la situación suscitada con atún y mercurio en Colombia, con la firma van Camps, se comparten entradas en el sitio:

https://www.facebook.com/groups/161366980592425/search/?query=mercurio

vale la pena conocer lo que refiere la OMS sobre el mercurio y la salud humana, en

http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs361/es/

Cesárea vs. parto natural


Algunos argumentos para que ante la disyuntiva desde perspectiva como paciente y sobre todo, ante la ausencia de indicación médica clara, se tome una decisión en pro de mejor escoger la opción del parto natural.

La cesárea no es un procedimiento inocuo, de tal manera que su indicación y escenario de práctica deben estar a criterio del médico.

http://www.bebesymas.com/parto/que-un-recien-nacido-se-contamine-de-su-madre-parecer-ser-lo-mas-recomendable

http://www.madrimasd.org/blogs/microbiologia/2010/06/28/130923

Uno de los argumentos que está cobrando mayor vigencia, es que el bebé expuesto a flora del canal del parto materno, coloniza su tracto digestivo con la flora adecuada y ello ayuda a una programación metabólica sana.

La programación metabólica se está convirtiendo en un concepto de cada vez mayor aceptación que afirma que el medio ambiente -dentro de los cuales está la flora-, durante el desarrollo temprano afecta a la salud y la enfermedad en la edad adulta, probablemente a través de mecanismos epigenéticos tales como la metilación del ADN, modificaciones de las histonas, silenciamiento de ARN, o una combinación de estos.

Evidencia creciente muestra que la nutrición durante el embarazo y la vida postnatal temprana es uno de las más importantes señales ambientales que programan el desarrollo microbiológico, metabólico, e inmunológico.

El período neonatal es crucial para la pronta la colonización microbiana adecuada del tracto gastrointestinal casi estéril del recién nacido. Estos primeros colonizadores juegan un importante papel en la salud del huésped, ya que están implicados en funciones de tipo nutricional, inmunológico y fisiológico. La evidencia de estudios en animales y humanos indica que la composición de la microbiota intestinal tiene un efecto sobre composición corporal, digestión y homeóstasis metabólica. Además, la funcionalidad del metabolismo se desarrolla después del nacimiento cuando el recién nacido se expone por primera vez a la nutrición a través del tracto gastrointestinal.

El microbioma queda establecido generalmente a los dos años de edad, y hay que tener en cuenta los cambios drásticos en los microbios intestinales que tienen lugar durante y después del parto, ya que los bebés captan las bacterias de sus madres durante el parto y durante la lactancia. Los bebés que nacen por cesárea tienen diferentes microbios que los bebés nacidos por parto vaginal.

La exposición a componentes microbianos ambientales también se considera que tiene un papel clave en el proceso de maduración del sistema inmune, y a su vez el sistema inmunológico moldea la composición de la microbiota o conjunto de población bacteriana que coloniza el tracto digestivo.  Por lo tanto, el uso de estrategias nutricionales para programar la composición de la microbiota para favorecer una población bacteriana más beneficiosa y apoyar el desarrollo de los sistemas metabólico e inmune, proporciona una buena oportunidad en la prevención de problemas de salud posteriores como obesidad, diabetes y alergia.

Referencia sobre programación metabólica temprana:
Nauta AJ, Ben Amor K, Knol J, Garssen J, van der Beek EM. Relevance of pre- and postnatal nutrition to development and interplay between the microbiota and metabolic and immune systems. Am J Clin Nutr 2013; 98 (Suppl): 586S-93S.

Referencia sobre flora y tipo de nacimiento
Christian LM, Galley JD, Hade EM, Schoppe-Sullivan S, Kamp Dush C, Bailey MT. Gut microbiome composition is associated with temperament during early childhood. Brain Behav Immun. 2015 Mar;45:118-27.

More information about HONcode

La flora digestiva y su impacto en la salud.


Aproximación a la flora

La flora normal del cuerpo humano, se puede definir como el conjunto de aquellos microorganismos que se encuentran frecuentemente en personas sanas.  Los miembros de la flora normal la componen algunos microorganismos que se encuentran establecidos dentro del cuerpo de personas sanas y en el ambiente, y desempeñan un  papel tanto en la salud como en la enfermedad. No hay una clara delimitación entre la flora normal y la patógena, ya que en un determinado momento la flora normal se convierte en patógena. Se sabe que el desequilibrio microecológico de un microorganismo en el cuerpo puede causar enfermedad.

Definición

Al conjunto de bacterias que viven en el intestino se le denomina flora intestinal aunque con ahora se le denomina microbiota intestinal. La mayor concentración de bacterias en el cuerpo humano se encuentra en el intestino, que alberga miles de millones de ellas, ubicadas fundamentalmente en el colon y que comprende cientos de especies de bacterias. Originalmente, “microbioma” se refería al conjunto de genes de todos esos microorganismos comensales que forman la microbiota, aunque hoy en día ambos términos se usan como sinónimos. Y cabe mencionar que el número de genes en el microbioma humano excede en 100 veces el del genoma humano.

Cuándo se adquiere la flora?

La flora normal se adquiere con rapidez durante y poco después del nacimiento y cambia de constitución en forma permanente a lo largo de la vida. A medida que entran en contacto con la capa mucosa del intestino, las bacterias pueden anidar y multiplicarse. A los 2 años, la flora intestinal es prácticamente la definitiva. Puede haber cambios transitorios si se altera la dieta o por el uso de antibióticos, pero son reversibles, de modo que cada individuo mantiene una flora predominante y estable. Cada individuo por tanto aloja su propio patrón de composición bacteriana, determinada en parte por su propio genotipo y por la colonización inicial al nacimiento: la colonización óptima es la que ocurre con nacimiento por vía vaginal (Nauta AJ et al, 2013). Al momento del nacimiento el intestino del neonato es colonizado por microorganismos del medio ambiente, donde microorganismos como Enterobacterias y las Bifidobacterias son las primeras en establecerse y la composición está influenciada en este preciso momento por el tipo de parto, niveles de higiene, medicamentos utilizados periparto y en el tipo de alimentación del recién nacido (Gómez-Duque M y Acero F, 2011).

Rol en nutrición y metabolismo

Se sabe que la flora intestinal del ser humano tiene un papel en la nutrición y metabolismo, sobre lo cual se logra creciente evidencia. Dado que el ser humano no puede llegar a ser absolutamente libre de microorganismos, muchos datos son extrapolados de los experimentos hechos en animales.

Se sabe que algunas especies de Bacteroides y de Escherichia coli sintetizan vitamina K, lo que puede ser una importante fuente de esta vitamina tanto para el organismo humano como para el animal. Adicionalmente producen ácidos grasos, vitamina D y K, favorecen la recuperación y absorción de calcio, hierro, magnesio, y tienen un papel interesante en prevención de la invasión de los microbios patógenos que ingerimos con los alimentos por el llamado efecto barrera. La diversidad es un aspecto importante para la flora intestinal: para un ecosistema comporta robustez y por tanto facilita uina mejor adaptación al estrés en condiciones adversas: un dato interesante es una disminución de esta diversidad en la flora intestinal del paciente obeso.

Antes flora, ahora microbiota: un órgano desconocido

En el tracto digestivo, los componentes de la microbiota intestinal (antes llamada “flora”) ayudan a asimilar nutrientes y a hacer digeribles ciertos compuestos de los alimentos.  Cada vez más, la microflora intestinal se considera como un órgano que se adquiere después del nacimiento. Está compuesta por una gran diversidad de bacterias que cumplen múltiples funciones. El ser humano mantiene una relación de simbiosis con su microbiota, que en virtud de su microbioma conjunto de genes -por cierto mas numeroso que el total de los nuestros- proporciona una gran variedad de enzimas y vías bioquímicas diferentes y complementarias a las muestras. (Gómez-Duque M y Acero F, 2011).

Flora en el Intestino Grueso.

Muchos microorganismos están presentes en el lumen intestinal; se ha estimado que el porcentaje de bacterias es mayor de 1011 pudiendo llegar hasta casi 1014 en las heces, con bacterias anaerobias en exceso.  Muchos de esos anaerobios son bífidobacterias relativamente avirulentas  y enterobacterias; los Peptostreptococcus y bacilos gram-negativos anaerobios  (Grupo de Bacteroides fragilis)  también son comunes.

Los anaerobios de la familia Enterobacteriaceae -Enterococci- son  los anaerobios facultativos más frecuentes presentes  en el intestino grueso.

Una de las especies de interés, es Lactobacillus: es beneficiosa para la salud, tanto humana como animal por lo tanto encaja como probiótico. Lactobacillus y otras especies lácticas producen ácidos orgánicos y otros metabolitos inhibidores, entre los que cabe mencionar el peróxido de hidrógeno (H2O2) y otros derivados del metabolismo del oxígeno (especies reactivas de oxígeno o ROS), así como compuestos aromáticos (diacetilo, acetaldehído), derivados deshidratados del glicerol (reuterina), enzimas bacteriolíticas, bacteriocinas entre otras.

Rol en inmunidad

La interacción de las células que tapizan el intestino con los antígenos bacterianos que las rodean provoca una respuesta inmune por linfocitos y otras células inmunes contra antígenos considerados no patógenos, en la cual los linfocitos terminan sintetizan sustancias antiinflamatorias, con lo cual se produce un estado llamado de inmunotolerancia. Varias especies también se han adaptado a colonizar diferentes localizaciones anatómicas en el intestino, como la superficie de las células epiteliales intestinales y el interior de los tejidos linfoides asociados al intestino. Estos patrones de localización de tejidos diferenciados permiten interacciones únicas con el sistema inmune y colectivamente influyen en la homeóstasis o equilibrio celular inmune intestinal. Y cuando la localización de las bacterias comensales es anormal, esto puede conducir a la activación inapropiada del sistema inmune lo que se ha encontrado asociado a numerosas enfermedades infecciosas, inflamatorias y metabólicas crónicas. Por lo tanto, los mecanismos reguladores que controlan la adecuada situación anatómica de bacterias comensales son esenciales para mantener la homeostasis inmune intestinal (Fung TC et al, 2014). Comentando sobre el sistema inmune digestivo, éste comprende una red inmunológica denominada tejido linfoide asociado al intestino (GALT ) que consiste en disposiciones únicas de linfocitos B, linfocitos T y los fagocitos que son expuestos a diferentes antígenos luminales a través del epitelio especializado llamado epitelio asociado a folículo (FAE) que orquesta respuestas coordinadas entre las células inmunes y otros componentes de la barrera mucosa (Acheson DW, Luccioli S, 2014).

Contaminación ambiental e inmunidad digestiva

Recientemente, se ha demostrado que la materia particulada en el aire urbano ( PM ) al ser ingerida a través de alimentos contaminados puede alterar el microbioma intestinal y la función inmune resultando en condiciones inflamatorias . El matrial particulado del aire puede modificar la microbiota intestinal y la función, originando cambios en la barrera intestinal. La importancia de este concepto podría conducir a la identificación de los contaminantes del aire como posibles factores de riesgo para inflamación originada en el tracto digestivo, proporcionando así una mejor opción de atención a eventuales pacientes (Salim SY et al, 2014).

Bacteriocinas

Las bacteriocinas se han descrito como agentes antimicrobianos de naturaleza peptídica cuya síntesis no es letal para la célula productora. Hay muchas moléculas en descubrimiento, por ejemplo lactocina, plantaricina, carnocina, salivaricina, actúan sobre otras cepas de lactobacilos, o incluso, microorganismos grampositivos.

Flora digestiva y salud mental

Recientemente, se ha encontrado que entre varones, una microbiota más variada se corresponde con un temperamento más sociable Una mayor variedad genética de bacterias en el intestino está relacionada con un carácter más sociable en los niños varones de dos años, según un estudio realizado en EE.UU.  En las niñas también se observa una relación entre la variedad de bacterias de su microbiota y su forma de ser. (Christian LM, et al, 2015).

La microbiota parece que puede afectar al desarrollo cerebral ya que puede influir en los circuitos neuronales implicados en el control motor y emocional y en el desarrollo de neurotransmisores como la serotonina, difíciles de restaurar  con posterioridad. Por ejemplo, la investigadora Karina Pokusaeva, ha encontrado que la cepa Bifidobacterium dentium es capaz de secretar grandes cantidades de ácido gamma-aminobutírico (GABA), que es el principal neurotransmisor inhibidor del sistema nervioso central y el entérico.

Flora anaerobia oral y enfermedad de Alzheimer

Por otra parte, el envejecimiento puede favorecer la proliferación de bacterias anaerobias en la boca que suscitan una robusta respuesta de TNF-alfa a partir del epitelio oral. La exposición prolongada a altos niveles circulantes de TNF alfa compromete la integridad de la barrera hematoencefálica. Estas bacterias “-usualmente toleradas por el sistema inmune pueden multiplicarse lentamente en otro lugar hasta que provocan una respuesta inflamatoria crónica; algunos están ahora considerados causal en los casos de la aterosclerosis y el dolor de espalda. Los procesos inflamatorios se han asociado con enfermedad de Alzheimer, por lo cual se propone que para un subconjunto de pacientes con Enf. de Alzheimer el envejecimiento favorece el crecimiento excesivo de los anaerobios orales, provocando una respuesta innata pro-inflamatoria que debilita la barrera hematoencefálica permitiendo que las bacterias se propaguen y silenciosamente influyen en la patogénesis de la enferedad de Alzheimer (Shoemark DK, Allen SJ, 2015)

Microbiota y obesidad

Los trastornos metabólicos, y sobre todo la obesidad y diabetes tipo II, parecen guardar una importante interrelación con la microbiota y microinflamación intestinal, ya que podría alterar la homeostasis de la glucosa, sensibilidad a la leptina (hormona reguladora del depósito graso) y la absorción de alimentos. La microbiota presente que coloniza el intestino humano se considera ahora un factor implicado en la génesis de síndrome metabólico, obesidad y las enfermedades asociadas, por su influencia en las funciones metabólicas e inmunológicas del hospedador. La función metabólica de la microbiota intestinal es esencial para la actividad bioquímica global del organismo, ya que interviene en la obtención de energía de la dieta, la generación de compuestos absorbibles y la producción de vitaminas (Sanz Y et al, 2009).

Con base en esta función metabólica de regulación de la energía, los desequilibrios en el ecosistema intestinal (disbiosis) y la presencia de endotoxinas en la circulación general o endotoxemia pueden ser factores inflamatorios responsables del desarrollo de resistencia a la insulina y del aumento del peso corporal. En función de las relaciones establecidas entre la microbiota intestinal, el metabolismo y la inmunidad, el uso de estrategias dietéticas destinadas a modular la composición de la microbiota, basadas en probióticos y prebióticos, podría contribuir al control de los trastornos metabólicos de forma más eficaz. Se han informado de disminución del 50% en la población de Bacteroides y un aumento proporcional en los Firmicutes en relación con la flora bacteriana de personas sanas no obesas (Marchesi J & Shanahan F, 2007)

Qué son los probióticos?

 Los probióticos son microbios vivos que pueden agregarse a la fórmula de muchos diferentes tipos de productos, incluyendo alimentos, medicamentos y suplementos dietéticos. Las especies de Lactobacillus y Bifidobacterium son las usadas más frecuentemente como probióticos, pero la levadura Saccharomyces cerevisiae y algunas especies de E. coli y Bacillus también son utilizadas como probióticos. Las bacterias ácido lácticas, entre las que se incluye la especie Lactobacillus que ha sido utilizada para la conservación de alimentos por fermentación durante miles de años, pueden tener una doble función, actuando como agentes para la fermentación de alimentos y además potencialmente confiriendo beneficios a la salud. En términos estrictos, sin embargo, el término “probiótico” debe reservarse para los microbios vivos que en estudios controlados en humanos han demostrado conferir beneficios a la salud. La fermentación de alimentos ofrece perfiles de sabor característicos y reduce el pH, lo que impide la contaminación con posibles patógenos. La fermentación se aplica en todo el mundo para la preservación de una serie de productos agrícolas sin procesar (cereales, raíces, tubérculos, frutas y hortalizas, leche, carne, pescado, étc.).

Utilidad de probióticos

En la excelente revisión de la Organización mundial de gastroenterología, se comenta que hace aproximadamente un siglo, Elie Metchnikoff (un científico ruso galardonado con el premio Nobel, y profesor del Instituto Pasteur de París) ya había propuesto que las llamadas bacterias ácido lácticas (BAL) brindaban beneficios a la salud y de alguna forma, eran capaces de promover la longevidad. Sugería que la llamada “autointoxicación intestinal” y el envejecimiento resultante podrían suprimirse modificando la flora intestinal y reemplazando los microbios proteolíticos tales como Clostridium—que producen sustancias tóxicas, como fenoles, indoles y amoníaco a partir de la digestión de proteínas— por microbios útiles.  En muchas enfermedades se han observado los beneficios relacionados con el uso de probióticos, de manera especial en los síndromes diarreicos, en algunas enfermedades inflamatorias intestinales y en ciertas infecciones. En la actualidad puede incorporarse a esta lista el síndrome de intestino irritable.

Lo que hacen los antibióticos

El tratamiento con antibiótico puede alterar rápidamente esta población con la proliferación de organismos  antibiótico-resistentes, como Enterococci, Pseudomonas y hongos.  Clostridium difficile también puede crecer rápidamente en esta situación guiando a un rango de enfermedad de diarrea y colitis pseudomembranosa.  Exposiciones a otras bacterias patógenas entéricas como Shiguella, E.coli enterohemorrágica, Entamoeba histolitica, pueden también alterar  rápidamente la flora y  producir enfermedad intestinal significativa. En la medida de conocer todas las funciones benéficas que tiene la microbiota en el organismo, se empieza a pensar racionalmente en la justificación plena del tratamiento antibiótico.

Implicaciones

El concepto de flora digestiva ha evolucionado en términos de ecología médica, al llamarla microbiota, la está llevando a un siguiente nivel de consideración de impactos en salud, dado que es un órgano que tiene funciones diversas y relevantes en el organismo, como asimilación de micronutrientes, mantenimiento de inmunotolerancia, producción de neurotransmisores; llama la atención el hallazgo de los creciente vínculos del tipo de colonización y microbiota presente, con enfermedades crónicas no trasmisibles, como obesidad, síndrome metabólico, diabetes y seguramente esto es consecuencia de los patrones de asimilación de energía que se adquieren desde la infancia, y se relacionan con la llamada programación temprana. De tal forma, es necesario conocer que la microbiota es un órgano del cual su funcionamiento es importante y es relevante el  conservar la diversidad biológica de la microbiota para un adecuado estado de salud, donde el uso de los antibióticos debe estar lo mejor justificado posible, y si es necesario usarlos, se requiere reposición de la flora después con uso de probióticos o simbióticos.

Referencias y lecturas complementarias

Aproximación a la flora: Máttar Velilla, Salim; Melo-Florián Alejandro:. Bacteriología Clínica: Estudio Etiológico de las Enfermedades Infecciosas de Origen Bacteriano, Tomo I. Bogotá: Ceja, 1998 V. 1. 298 P.

Cómo mejorar la flora digestiva? http://mejorconsalud.com/como-mejorar-la-flora-intestinal-2/

Revista Muy Interesante: http://www.muyinteresante.es/curiosidades/preguntas-respuestas/ique-es-la-flora-intestinal

Flora bacteriana habitual: http://escuela.med.puc.cl/publ/boletin/laboratorio/florabacteriana.html

Lactobacillus: Lactobacillus spp.: Importantes promotores de actividad probiótica, antimicrobiana y bioconservadora. Luz María Samaniego Fernández; Maryla Sosa del Castillo. Centro de Estudios Biotecnológicos. Facultad de Agronomía. Univ. “Camilo Cienfuegos”. Matanzas, Cuba.

Rol en inmunidad: Fung TC, Artis D, Sonnenberg GF. Anatomical localization of commensal bacteria in immune cell homeostasis and disease. Immunol Rev. 2014 Jul;260(1):35-49;   Acheson DW, Luccioli S. Microbial-gut interactions in health and disease. Mucosal immune responses. Best Pract Res Clin Gastroenterol. 2004 Apr;18(2):387-404.

Contaminación ambiental e inmunidad digestiva: Salim SY, Kaplan GG, Madsen KL. Air pollution effects on the gut microbiota: a link between exposure and inflammatory disease. Gut Microbes. 2014 Mar-Apr;5(2):215-9.

Bacteriocinas: BACTERIOCINAS DE Lactococcus lactis AISLADOS DE QUESOS ASTURIANOS: NISINA Z Y LACTOCOCINA 972

Qué son los probióticos: Guarner F et al. Guía Práctica de la Organización Mundial de Gastroenterología: Probióticos y prebióticos [Official Spanish translation of the WGO]  Octubre de 2011

Flora y ánimo:  Christian LM, Galley JD, Hade EM, Schoppe-Sullivan S, Kamp Dush C, Bailey MT. Gut microbiome composition is associated with temperament during early childhood. Brain Behav Immun. 2015 Mar;45:118-27; Shoemark DK, Allen SJ. The microbiome and disease: reviewing the links between the oral microbiome, aging, and Alzheimer’s disease. J Alzheimers Dis. 2015;43(3):725-38  y en http://funcionales.es/monografias/microbiota-intestinal/#sthash.d93sMZfH.dpuf

Flora según tipo de nacimiento: Nauta AJ, Ben Amor K, Knol J, Garssen J, van der Beek EM. Relevance of pre- and postnatal nutrition to development and interplay between the microbiota and metabolic and immune systems. Am J Clin Nutr 2013; 98 (Suppl): 586S-93S.

Microbiota y obesidad: Y. Sanz, A. Santacruz, J. Dalmau: Influencia de la microbiota intestinal en la obesidad y las alteraciones del metabolismo Acta Pediatr Esp. 2009; 67(9): 437-442;  Marchesi J, Shanahan F. The normal intestinal microbiota. Curr Opin Infect Dis. 2007 Oct;20(5):508-13

Flora como órgano: Gómez-Duque M, Acero F. Composición y funciones de la flora bacteriana intestinal Repertorio de Medicina y Cirugía. Vol 20 Nº 2 • 2011 y en http://www.comoves.unam.mx/numeros/articulo/167/el-microbioma-humano

Temas relacionados

https://librarymedical.wordpress.com/2015/09/05/cesarea-vs-parto-natural/

https://librarymedical.wordpress.com/2015/03/21/gas-intestinal-y-salud-digestiva/

More information about HONcode

“Inflammaging” y envejecimiento


The association between the increase in life expectancy in humans and age related changes in the immune system promotes that individuals are exposed longer to endogenous and environment antigens which allows an activation of the innate immune system and the subsequent establishment of a low grade chronic inflammation state with an increased expression of proinflammatory cytokines (tumor necrosis factor alpha, interleukin 6, etc.). This inflammatory state referred as inflammaging.
Con el aumento en la expectativa de vida del ser humano, los individuos se encuentran expuestos por más tiempo a distintos antígenos que, junto con el envejecimiento del sistema inmunológico, favorecen el establecimiento de un estado inflamatorio crónico de bajo grado con aumento en la expresión de citocinas proinflamatorias (factor de necrosis tumoral alfa, interleucina 6, étc.). Este estado denominado inflammaging se caracteriza por un envejecimiento de origen inflamatorio.

INTERVENCIONES
 El ejercicio físico es hasta el momento una de las posibles intervenciones útiles para evitar los efectos de la inflamación en el origen de enfermedades asociadas al envejecimiento. El ejercicio promueve un estado de estrés regulado. Éste incrementa los niveles séricos de IL-6 lo cual conduce a un mayor consumo de tejido adiposo al favorecer la lipólisis para producir de forma eficiente energía durante la actividad física. Además, los incrementos en la IL-6 se relacionan con una reacción compensadora caracterizada por la producción de IL-10 y otras citocinas con funciones antagónicas al receptor de la IL-1 por lo que induce un equilibrio en la balanza de la inflamación.

Las asociaciones entre el riesgo para la Enfermedad de Alzheimer (AD) y la ingesta de Acido ascórbico (AA)  se han investigado en varios grandes estudios de población, tanto en los EE.UU. y también en una muestra grande de Europa. Uno de los primeros estudios parecía muy prometedor cuando los datos se informaron de la Healthy Aging Chicago Proyecto (CHAP) que muestra que ninguno de los mayores a 65 años, sobre los 633 participantes sin demencia que tomaron ácido ascórbico, desarrollaron AD en el período de seguimiento (promedio de 4 años ). Un patrón más complejo de los efectos se informó en el Estudio de Envejecimiento Honolulú-Asia que comprendía hombres de 71 años a 93 años. En los individuos cognoscitivamente intactos, la ingesta de ácido ascórbico se asoció con una mayor probabilidad para un mejor rendimiento de función cognitiva. La alta ingesta de ácido ascórbico y vitamina E se asociaron con una menor probabilidad de demencia vascular.(Referencia: Nutrients. 2014 Apr 24;6(4):1752-81.) Sigue leyendo

Lactancia materna y alergia en lactantes


Abstract

Short-term breastfeeding or no breastfeeding, early exposure to the complex dietary proteins, such as cow-milk proteins and cereals, or to berries, fruit and roots have been implicated as risk factors for β cell autoimmunity, clinical type 1 diabetes, or both.

Importancia del tema 

Los niños que no reciben Lactancia Materna exclusiva, sino que se alimentan de fórmula común de leche vaca (CMF  sigla en inglés para Cow Milk Formula), reciben 106 veces más carga antigénica oral (es decir, muchas más probabilidades de desarrollar una respusta inmune anormal) al comparar frente a los niños alimentados exclusivamente con leche materna.

Por lo tanto, los esfuerzos se han centrado en las posibilidades de reducir la carga alergénica temprana  (entiéndase como tal cargal, la proteína de leche de vaca, que es una proteína ajena al organismo y extraña al sistema inmune del lactante) para aquellos lactantes no amamantados plenamente, mediante la modificación de la fórmula infantil, con el objetivo de prevenir la alergia alimentaria temprana, especialmente en niños con alto riesgo de enfermedad atópica Este término atópica se refiere a alergia, que suele manifestarse como dermatitis atópica (la famosa “costra de leche” que algunas veces presentan los lactantes en etapas tempranas de la vida) a veces como rinitis alérgica que es empeorada por el polvo de la casa, la caspa de mascotas como perros, gatos en los domicilios, a veces como  asma bronquial.

 .90343 (1)  Entiendo mucho mejor la afirmación de un profesor de pediatría: “La leche de vaca solo es buena para los terneros”.

La administración de leche de vaca en niños en forma temprana SE DEBE EVITAR, porque puede inducir alergia (manifestada primero como dermatitis atópica) luego como rinitis alérgica (los niños empiezan respiración oral, hacen maloclusión dental, con el costo consiguiente de los varios años de ortodoncia) y después la inexorable marca atópica suele terminar en asma. Sí, asma.

Como si no fuera poco, la leche de vaca con su carga proteica es capaz de actuar sobre el sistema inmune del lactante y hace que se produzcan anticuerpos contra las células beta del páncreas, órgano endocrino importante y esta situación puede manifestarse como DIABETES MELLITUS que requiere administración de insulina de por vida, en muchas ocasiones.

bombaAtomica La leche de vaca en un recién nacido tiene un efecto semejante al de inducir una “detonación” en el sistema inmune, cuando lo que se necesita es que dicho sistema se “despierte” gradualmente.

Fuente de esta información.

  1. von Berg A, Filipiak-Pittroff B, Krämer U, Link E, Bollrath C, Brockow I, Koletzko S, Grübl A, Heinrich J, Wichmann HE, Bauer CP, Reinhardt D, Berdel D; GINIplus study group. Preventive effect of hydrolyzed infant formulas persists until age 6 years: long-term results from the German Infant Nutritional Intervention Study (GINI). J Allergy Clin Immunol. 2008 Jun;121(6):1442-7. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18539195
  2. Rosenbauer J, Herzig P, Kaiser P, Giani G. Early nutrition and risk of Type 1 diabetes mellitus–a nationwide case-control study in preschool children. Exp Clin Endocrinol Diabetes. 2007 Sep;115(8):502-8. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/?term=17853333
  3. Knip M, Virtanen SM, Becker D, Dupré J, Krischer JP, Åkerblom HK; TRIGR Study Group. Early feeding and risk of type 1 diabetes: experiences from the Trial to Reduce Insulin-dependent diabetes mellitus in the Genetically at Risk (TRIGR). Am J Clin Nutr. 2011 Dec;94(6 Suppl):1814S-1820S. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21653795

Sensatez y publicidad a medicamentos


Uno de los principales cambios del siglo XX es que lo que conocíamos como el estadoha dejado de ejercer su función protectora y de hacer la pobreza digna sobre el conglomerado social que le conforma y ha cedido la función a la llamada libre regulación del mercado. En consecuencia, la política de libre accionar de los agentes dominantes del mercado con el visto bueno estatal es la herramienta que, se supone, resguarda los intereses de los individuos en el intercambio de bienes, la actividad publicitaria deviene en un rol fundamental que facilita el acceso y la transparencia de las ofertas del mercado para el público que las requiere.

17EC0C29F

La publicidad es, entonces, la actividad que acerca al productor de manufacturas o servicios al grupo o sector de la población que se supone es sensible de apetecer y, por lo tanto, de adquirir lo producido. Esto genera el intercambio de bienes que satisface a ambos en sus aspiraciones. En efecto, al primero le permite ofrecer un producto o servicio necesario y de calidad, obteniendo una legítima utilidad pecuniaria, y al segundo, la adquisición de un producto o el goce de un servicio. Así sucesivamente, se va constituyendo lo que se conoce como mercado, pilar indispensable de la actividad económica (Referencia 1).

No es bueno que los pacientes sean tratados como consumidores. Peor todavía que a los pacientes presentes o presuntos se les embauque con propaganda. Y catastrófico que el gremio médico sea connivente (Referencia 2). 

La propaganda para los pacientes (o consumidores) está sujeta a las reglas de la mercadotecnia. La principal de ellas es dar un mensaje claro, rotundo, atrayente y que sea o parezca cierto… aunque no sea verdad. Un ejemplo paradigmático: los productos naturales que bajan el colesterol.

¿Cómo se hace?

  1. Se empieza informando o recordando que el colesterol está relacionado con las enfermedades cardiovasculares, lo cual es verdad.
  2. Luego se afirma que bajar el colesterol las evita, lo cual también es verdad (en determinados casos, no en todos).
  3. Y se acaba divulgando que el yogur X ha demostrado que baja el colesterol (si además lo anuncian personas a quienes todos respetamos por su categoría personal).
  4. Ergo, tómalo y vivirás.

A la vez se presentan estudios serios -cuando lo son- en los que las cifras de colesterol bajan de hecho al cabo de pocas semanas.

Dónde está el “truco”: en presentar verdad a medias. Tampoco es mentira, y ahí está el quid y el mérito de la mercadotecnia.

Las sustancias que reducen la absorción del colesterol ciertamente rebajan el colesterol en sangre al disminuir la fracción de este dependiente de la vía exógena, pero durante un periodo limitado (sólo ligeramente superior al de la duración de los estudios).

Con el tiempo, los mecanismos de retroalimentación de nuestro organismo, que sigue siendo más sabio que todos nosotros, captan la señal de que está entrando menos colesterol por el intestino y ¿cómo responden? Pues, como es natural, estimulando la vía endógena de síntesis de colesterol para compensarlo (Referencia 2).

 

Es decir, hubo una modificación temporal del colesterol. De tal manera que si a la afirmación real “X baja el colesterol temporalmente” se deja sin el último adverbio, queda como una frase propagandística “X baja el colesterol” que no es mentira, pero tampoco toda la verdad. Verdad a medias que soporta la gran cifra de ventas. Y si a esto se agrega “Avalado por la Sociedad X o Y de Medicina“… quedó establecido el punto.

 

En la actualidad las trasnacionales de productos farmacéuticos se han saltado los médicos y hacen masivamente publicidad en los periódicos, revistas, televisión y otros medios masivos, exaltando las bondades de los productos y minimizando los efectos secundarios con el propósito de incrementar las multimillonarias ventas de medicamentos y suplementos dietéticos (Referencia 3). Y hay que conocer que muchas veces, la publicidad de los medicamentos, aún en países tan regulados como EE.UU. queda sin control (Referencia 4). Esta es una de las razones por las cuales el sector farmacéutico transnacional ahora sin dirección de manos de médicos, ha desmejorado su imagen ate la opinión pública mundial.

 

También cabe mencionar que en este tiempo de primacía de la información, los reporteros y periodistas sin formación en el área médica, que tienen acceso a las revistas especializadas antes que la audiencia médica y científica, suelen distorsionar las noticias por falta de contexto, por falta de conocimiento, que crean en el público falsas expectativas o también desconfianza infundada, porque el público en general no puede darse cuenta que esta siendo mal informado al carecer de los conocimientos necesarios para evaluar adecuadamente la invormación que están recibiendo (Referencia 5). Ciegos guiando a ciegos.

 

El objeto de la medicina es primordialmente la salud del paciente. Es frecuente que, además de acciones directas de salud, el médico realice investigación, docencia y, adicionalmente, actividades de control, de administración, peritajes, entre otros. Igualmente la actividad del médico tiene intereses que atañen a su propia persona. Así, en el ejercicio de su labor está la motivación por aprender y perfeccionarse, para ejercer mejor su arte.

Y la medicina también es ciencia, busca un conocimiento que en su intención es práctico: ¿cómo alcanzar ese efecto de la manera más eficiente en la diversidad de los casos particulares? No busca el conocimiento especulativo propio de la filosofía y de las ciencias particulares, pero así como todos las artes, la medicina se sirve de los demás sabores para alcanzar su propia finalidad “Excelencia y pertinencia en el acto médico” (Referencia 1).

 

¿Qué hay que hacer? Volver a los principios básicos: en la historia de la medicina estos que han hecho que el gremio médico tenga una permanencia casi que intemporal: el afán de servir, la historia clínica, la observación y la sensatez. En este tiempo de medicina basada en la evidencia, las guías o directrices de práctica clínica son una excelente herramienta y ojalá tenga publicados los conflictos de intereses de los participantes. Y la propaganda o publicidad como su nombre lo indica, tiene un objetivo concreto, que es el de promover venta. (Referencia 2).

 

Referencias:

1. http://www.colegiomedico.cl/Default.aspx?tabid=258

2. http://tinyurl.com/l7dep7l (De Dr. Eduardo Alegría Ezquerra en Página de Sociedad Española de Cardiología,  de donde he tomado información y  se han hecho modificaciones)

3. http://tinyurl.com/k94annj (Juan Jaramillo Antillón Ed. Historia y filosofía de la medicina.)

http://farmacoymedicina.blogspot.com/2009/02/publicidad-de-medicamentos-sin-control.html

4. http://farmacoymedicina.blogspot.com/2009/02/publicidad-de-medicamentos-sin-control.html

5. http://www.imbiomed.com.mx/1/1/articulos.php?method=showDetail&id_articulo=18118&id_seccion=163&id_ejemplar=1888&id_revista=35


DSC11 (1)

http://nuevoenmedicina.blogspot.com/2014/01/

Este material sirve para ayudar a explicar determinadas condiciones al paciente, siempre y cuando se haga con la adecuada orientación por parte del médico tratante.

Sigue leyendo