Categoría: Enfermedad de Alzheimer

Efectos del mercurio en salud humana


A propósito de la situación suscitada con atún y mercurio en Colombia, con la firma van Camps, se comparten entradas en el sitio:

https://www.facebook.com/groups/161366980592425/search/?query=mercurio

vale la pena conocer lo que refiere la OMS sobre el mercurio y la salud humana, en

http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs361/es/

Anuncios

Enfermedad periodontal e “inflammaging”


Cobra cada día más fuerza el concepto de inflammaging o inflamación asociada a envejecimiento, la cual es un tipo especial de respuesta inflamatoria subclínica (es decir no se nota) promovida por diferentes mediadores en el propio organismo y que empieza a causar el lento declive de las funciones en los diferentes órganos.

La estimulación crónica de la inflamación por la placa bacteriana implica varias poblaciones celulares de leucocitos y varias redes de citoquinas o mensajeros que facilitan la acción proinflamatoria de leucocitos, facilitando desprendimiento y la formación de defectos óseos, ya que las poblaciones de leucocitos amplifican la reacción inflamatoria y activan el mecanismo efector, que es responsable de la destrucción del tejido.

Al mismo tiempo, las bacterias llegan directamente a la circulación sanguínea o por medio de sus lipopolisacáridos; este modelo ofrece el fundamento básico para la relación documentada entre los efectos locales y diversas enfermedades sistémicas relacionadas. En concreto, se ha informado que existe una relación bidireccional para muchas enfermedades, esto último podría influir recíprocamente. De ellas, la diabetes es una de las enfermedades más reportadas con una dinámica patológica muy precisa: la mayor susceptibilidad de los diabéticos a la periodontitis.

Recientemente nuevos vínculos se han planteado la hipótesis entre la enfermedad periodontal y la enfermedad renal, la obesidad, el síndrome metabólico y el cáncer de páncreas. Sin embargo, posiblemente el enlace más interesante sugiere hasta la fecha es con la enfermedad de Alzheimer. La invasión del cerebro por las bacterias orales se postuló en fecha tan reciente como 2002 de las bacterias periodontales, donde especies como Actinobacillus actinomycetemcomitans, Porphyromonas gingivalis, Treponema denticola y Fusobacterium nucleatum se han encontrado ser capaces de invadir el cerebro, modificar el entorno de citoquinas, contribuyendo posiblemente a los mecanismos patológicos existentes.

Referencia:

Campisi, G., Chiappelli, M., De Martinis, M., Franco, V., Ginaldi, L., Guiglia, R., … Lio, D. (2009). Pathophysiology of age-related diseases. Immunity & Ageing : I & A, 6, 12. http://doi.org/10.1186/1742-4933-6-12

Implicaciones prácticas: 

No solamente el cepillado y el uso de seda dental después de cada comida es necesario. Hay que discutir con el profesional de la salud el mejor enjuague y el número de veces que se debe usar en el día para disminuír la población bacteriana y en los casos que sea necesario, incluso el uso individualizado de antibióticos. Y obviamente el control de enfermedades sistémicas como diabetes mellitus que es más que azúcar elevada, es envejecimiento vascular acelerado.

Para saber más de inflammaging o inflamación asociada a envejecimiento:
https://librarymedical.wordpress.com/2015/04/15/inflammaging-y-envejecimiento/

http://www.paula.cl/reportaje/el-doctor-de-la-eterna-juventud/

https://librarymedical.wordpress.com/2015/04/02/inflammaging-and-aging-process/

“Inflammaging” y envejecimiento


The association between the increase in life expectancy in humans and age related changes in the immune system promotes that individuals are exposed longer to endogenous and environment antigens which allows an activation of the innate immune system and the subsequent establishment of a low grade chronic inflammation state with an increased expression of proinflammatory cytokines (tumor necrosis factor alpha, interleukin 6, etc.). This inflammatory state referred as inflammaging.
Con el aumento en la expectativa de vida del ser humano, los individuos se encuentran expuestos por más tiempo a distintos antígenos que, junto con el envejecimiento del sistema inmunológico, favorecen el establecimiento de un estado inflamatorio crónico de bajo grado con aumento en la expresión de citocinas proinflamatorias (factor de necrosis tumoral alfa, interleucina 6, étc.). Este estado denominado inflammaging se caracteriza por un envejecimiento de origen inflamatorio.

INTERVENCIONES
 El ejercicio físico es hasta el momento una de las posibles intervenciones útiles para evitar los efectos de la inflamación en el origen de enfermedades asociadas al envejecimiento. El ejercicio promueve un estado de estrés regulado. Éste incrementa los niveles séricos de IL-6 lo cual conduce a un mayor consumo de tejido adiposo al favorecer la lipólisis para producir de forma eficiente energía durante la actividad física. Además, los incrementos en la IL-6 se relacionan con una reacción compensadora caracterizada por la producción de IL-10 y otras citocinas con funciones antagónicas al receptor de la IL-1 por lo que induce un equilibrio en la balanza de la inflamación.

Las asociaciones entre el riesgo para la Enfermedad de Alzheimer (AD) y la ingesta de Acido ascórbico (AA)  se han investigado en varios grandes estudios de población, tanto en los EE.UU. y también en una muestra grande de Europa. Uno de los primeros estudios parecía muy prometedor cuando los datos se informaron de la Healthy Aging Chicago Proyecto (CHAP) que muestra que ninguno de los mayores a 65 años, sobre los 633 participantes sin demencia que tomaron ácido ascórbico, desarrollaron AD en el período de seguimiento (promedio de 4 años ). Un patrón más complejo de los efectos se informó en el Estudio de Envejecimiento Honolulú-Asia que comprendía hombres de 71 años a 93 años. En los individuos cognoscitivamente intactos, la ingesta de ácido ascórbico se asoció con una mayor probabilidad para un mejor rendimiento de función cognitiva. La alta ingesta de ácido ascórbico y vitamina E se asociaron con una menor probabilidad de demencia vascular.(Referencia: Nutrients. 2014 Apr 24;6(4):1752-81.) Sigue leyendo

Para prevenir enfermedad de Alzheimer


“LA MEMORIA ES UN TESORERO AL CUAL TENEMOS QUE ENTREGAR FONDOS,

SI LUEGO QUEREMOS QUE NOS PRESTE LA ASISTENCIA QUE HAYAMOS MENESTER”

ROWE.

El llamado “Estudio de las Monjas” muestra que los rasgos en las etapas tempranas, intermedias y últimas de la vida tienen fuertes nexos con el riesgo de la enfermedad de Alzheimer, así como con las inhabilidades mentales y cognoscitivas de la vejez.

Sal-cerebro-lee-gif

El estudio utilizó una medida llamada “densidad de pensamientos“, es decir, el número de palabras por idea para analizar los breviarios de las entonces novicias. Snowdon fue constatando cómo las religiosas que lograban expresar más pensamientos con mayor economía lingüística o mostraban más riqueza de vocabulario tenían menos propensión a desarrollar la demencia senil pasados los 85 años, una edad en la que el riesgo de Alzheimer son del 50% en la población general.

El estudio igualmente contempla la influencia de la alimentación en el desarrollo de la enfermedad: por ejemplo, la hipótesis sobre las consecuencias beneficiosas de tomar altas dosis de vitamina E han sido posteriormente respaldadas por otros estudios.  En cuanto a otras sustancias protectoras se ha hablado también del ácido fólico, las vitaminas B6 y B12, la vitamina C, entre otras.

letras_lupa

Y esto es lo que comenta el doctor Snowdon, neurólogo que ha venido coordinando el estudio.

“Las actividades que requieren mayor esfuerzo intelectual (cualquier actividad lo requiere en alguna medida) reducen la probabilidad de padecer esta patología.”

Alzheimer66

El entrenamiento cognoscitivo es una de las intervenciones sobre las cuales se aboga más. Y es uno de los escenarios que se debe estimular más en los adultos sanos, cuando hay “sustrato neuronal”, es decir, las células están en condiciones de adaptarse mucho mejor.

Los crucigramas: resolverlos puede ayudar a evitar demencia y enfermedad de Alzheimer, junto con la realización de juegos de mesa, interpretar instrumentos musicales y bailar. Este tipo de actividades aumentan la “reserva cognoscitiva”. Si bien la referencia es del 2003, el diseño y seguimiento del estudio lo hacen llamativo para considerarlo dentro de las opciones cuando se ven pacientes de tercera edad.
Referencia: BMJ. Jun 28, 2003; 326(7404): 1418.

Referencias

http://elmoderador.files.wordpress.com/2011/10/el-estudio-de-las-monjas.pdf

http://www.elmundo.es/magazine/m92/textos/monjas1.html

http://elpacienteytu.blogspot.com/2011/04/como-intentar-prevenir-el-alzheimer.html

Este material es de la Fundación La Caixa, en Barcelona. Muy integral.

http://www.cvirtual.org/sites/default/files/site-uploads/document/u16/intervencion_cognitiva_alzheimer_I.pdf

Referencia de British Medical Journal

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1151037/

Uno de los neurólogos que ha venido enfocándose en el tema de demencias, el Dr. Joe Verguese, del Albert Einstein College en NY.

http://www.einstein.yu.edu/faculty/5323/joe-verghese/

http://www.einstein.yu.edu/faculty/experts/5323/joe-verghese/