Neurobiología del amor


Introducción

¿Cuál es la utilidad del sexo? La introducción del sexo masculino con la conocida debilidad del cromosoma Y, la producción inducida de testosterona para ayudar a mantener las características secundarias del ser masculino, la inmunosupresión relacionada con esta hormona, la vida más corta del hombre al comparar vs. la mujer, hace que aparentemente dicho cromosoma no tenga mucho sentido desde el punto de vista biológico.

En los mamíferos y los seres humanos en las células sexuales contienen un par de cromosomas sexuales que son los que determinan el desarrollo de las glándulas sexuales y las hormonas correspondientes, de tal forma que la combinación de XY permite el desarrollo de teste, y la combinación de XX la formación de ovarios.

Las glándulas sexuales o gónadas son entonces las que determinan el sexo gonadal, es decir, si hay testes u ovarios. Y de aquí se deriva el fenotipo sexual o características sexuales secundarias, es decir, el aspecto que hay en función del sexo, que sabemos, tiene una enorme variedad en donde están obviamente contemplados, los órganos genitales. Posteriormente, la secreción hormonal durante la pubertad activa la tendencia sexual femenina o masculina que había quedado latente en el cerebro, como una especie de “bella durmiente”, desde el nacimiento.

Y en el devenir de posibilidades del acontecer biológico, la carga genética en el mundo de los organismos unicelulares procarióticos solamente se puede modificar por la llamada conjugación, donde una bacteria comparte con otra bacteria una parte homogénea de su ADN y el fenómeno resultante no produce un ser diferente a los que lo originaron. Dicho de otra forma, en la conjugación bacteriana, que es una especie de primitivo sexo entre organismos procarióticos, solo hay algunas modificaciones en el organismo que recibe el ADN o el plásmido o el transposón conjugado de ARN, pero no se forma una célula completamente nueva y diferente a sus progenitores. Y acá el concepto importante que ayuda a entender las diferencias, es el de novedad.

SPERMATOZOID

Imagen artística sobre espermatozoide en movimiento. Crédito de imagen: https://media.giphy.com/media/14iNgUYJIdGAWA/giphy.gif

En contraste con este digamos “sexo” procariótico, en el sexo donde participan un óvulo y un espermatozoide, la unión de las cargas genéticas de estas células especializadas, crea un cigoto, que es una célula nueva y esencialmente diferente a sus progenitores.
El espermatozoide es una célula especializada que aporta una carga genética, una cantidad de ADN semejante a la del óvulo receptor, la unión de ambas cargas genéticas da un ser con una carga genética completa, esencialmente diferente a sus padres. Y el valor de seres nuevos, es uno que Darwin preconizó en su tiempo: a mayor cantidad de individuos que tienen cargas genéticas diferentes entre sím mayor capacidad de adaptación frente al medio externo. Y sabemos que la adaptación es lo que ha permitido la enorme variedad de organismos en el planeta, la adaptación es uno de los factores para que la vida se haya abierto paso en la forma que lo ha hecho.

Amor, ese gran desconocido
Si bien el inicio es con tema de sexo, ahora miremos el tema del amor. Según la Real Academia Española, el amor se define como “Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser.”; adicionalmente también se define como “Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear”.  Erich Fromm, ese gran humanista, psicólogo y filósofo considera al amor como “una solución madura al problema de la existencia”. Quedemos con Fromm, al referirse al amor:

el amor maduro significa unión a condición de preservar la propia integridad, la propia individualidad. El amor es un poder activo en el hombre; un poder que atraviesa las barreras que separan al hombre de sus semejantes y lo une a los demás; el amor lo capacita para superar su sentimiento de aislamiento y separatidad, y no obstante le permite ser él mismo, mantener su integridad. En el amor se da la paradoja de dos seres que se convierten en uno y, no obstante, siguen siendo dos.”

 


Amor romántico y cerebro

¿Son los cerebros necesarios para el sexo?

No necesariamente, en muchas especies con sistemas neurales primitivos, la reproducción tiene lugar sin la necesidad de rituales complejos. Pero a medida que la especie va aumentando en complejidad social en la escala evolutiva, la vida gregaria impone nuevos retos y necesidades de adaptación. Se empieza a requerir una mayor capacidad de manejo de información, que cuando sobrepasa a la capacidad del propio ADN, hace deseable y necesaria esta nueva biblioteca de información, llamada cerebro.

Y en el caso de los homínidos, el cerebro es su principal instrumento sexual. En la búsqueda de la mejor pareja, de las mejores cargas genéticas, las hembras tienen un instrumento infalible de selección, que se llama cortejo. El cortejo es de los aspectos más variopintos en el reino animal, en cuanto a lo que el macho (en general, porque hay excepciones), debe hacer con miras a atraer la atención de una hembra fértil. Esto ocurre  cuando un sexo (en este caso la hembra) se convierte en un recurso limitante para el otro, el resultado consiste en un incremento en la competencia entre los miembros del sexo accesible (en este caso el macho) para aparearse con ejemplares del sexo limitante (Gabelli FM, 2014).

Desde construír un interesante nido, hasta tener una gran cornamenta, ser capaz de cantos con trinos inverosímiles hasta derrotar a otros competidores en la época del estro de las hembras, desde construir telarañas fantásticas hasta hacer homéricas declamaciones épicas, demostrar tener “éxito” en las diferentes acepciones que conceda la cultura para cada época para los diversos conglomerados sociales….. el éxito en la edad antigua obviamente es bastante diferente al que se considera por una persona del siglo XXI como lo es para un indígena transhumante vs el de un citadino de cualquiera de las convulsas ciudades del mundo. Estas diferentes características y conductas surgieron y se desarrollaron según Darwin, como consecuencia de un proceso al cual denominó Selección Sexual. Dichos rasgos ocurrieron porque permitían a ciertos sujetos poseer ventajas reproductivas con respecto a otros y poder propagar sus genes.

El cortejo es entonces una actividad compleja que requiere conjugar diversa información. Información del medio interno e información del medio externo, para lograr en últimas, una relación sexual o coito.

Busca obtener como recompensa el placer, que está asociado con el llamado sistema límbico, implica aceptar por parte de quien hace el cortejo una gran dosis de riesgo, es decir, algo de supresión de actividad de la corteza prefrontal que evalúa y admite o no admite riesgos.

El cerebro se puede considerar entonces como ese órgano privilegiado que en su complejo entramado y presencia de células, logra organizar de tal manera la información, la adaptación al contexto social y si es el caso, cultural, orquestando las pulsiones e instintos para poder finalmente llegar a ese resultado final de la multiplicación de los propios genes.

Pensadores como Humberto Maturana y Francisco Varela describen como al sistema nervioso se le considera un instrumento mediante el cual el organismo obtiene información del ambiente que luego utiliza en la construcción de una representación sobre el mundo, lo cual le permite generar una conducta adecuada que le permite sobrevivir en él. De acuerdo a esta descripción, el medio ambiente especifica en el sistema nervioso las características que le son propias y por su parte, el cerebro utiliza tales características en la generación de la conducta, de una forma semejante a cuando conocemos una ruta de acuerdo a como está trazada en un mapa.

¿Y por qué surgen los cerebros?

Cuando los actos complicados de relación con el medio ambiente que rodeaban a los seres rebasaron la capacidad de respuestas incluidas dentro del genoma, esto es, las respuestas programadas genéticamente, entonces surgieron los cerebros, como lo sugiere Carl Sagan.
La representación escrita del código genético de aproximadamente 5000 nucleótidos correspondiente al ADN de un virus bacteriano pequeño -los llamados bacteriófagos o virus que infectan bacterias- ocupa aproximadamente el espacio de una página Si se hiciera lo mismo con la secuencia nucleotídica del ADN de una bacteria unicelular, ocuparía aproximadamente 2.000 páginas, mientras que se requerirían ¡un millón de páginas ! para el código genético de una célula de mamífero. Estas y otras situaciones de presión evolutiva desembocaron en la pasión por el aprendizaje como herramienta para la supervivencia y el resultado, en buena medida es la liberación concedida por la corteza cerebral de las conductas transmitidas genéticamente, porque cada uno es responsable de lo que asimila como aprendizaje en su cerebro.

Cerebro de hombre, cerebro de mujer

Me llamó la atención este título de la obra del neurólogo zaragozano Hugo Liaño (2000), porque los primeros pasos en la diferenciación del sexo están en función primero del sexo genético (el cromosoma X, el cromosoma Y) y después, del sexo gonadal, que luego son influenciados por las diferentes hormonas procedentes de las glándulas sexuales y otros órganos endocrinos, para configurar la naturaleza masculina o femenina del individuo, mezcla a la cual, para agregar un poco más de complejidad en el caso del humano, luego tiene un enorme papel la cultura o entorno en el cual se desarrollan los niños y niñas. Las relaciones epigenéticas con el ambiente, ayudan a forjar la futura conducta sexual del adulto.

Desde el punto de vista de la biología evolutiva hay un planteamiento llamativo y es que si a semejanza de otras especies, el cuerpo de los humanos es producto de la Selección Natural, entonces seguramente la psiqué igualmente podría haber tenido este proceso. De tal forma, los complejos mecanismos de la psiqué humana que se exhiben luego de una larga historia evolutiva, dota a los humanos de un repertorio muy versátil de comportamientos para resolver los problemas adaptativos de apareamiento. Y es aquí donde el cerebro masculino empieza a mostrar algunas diferencias frente al femenino, porque la exposición in utero a la testosterona resulta en algunas caracerísticas fenotípicas particulares, como mayor especialización del hemisferio derecho y mayor habilidad espacial, menor cantidad de sustancia blanca de conexión con el hemisferio izquierdo, es decir, una menor comunicación interhemisférica, y una función relativamente menor de la zona prefrontal.

El cerebro en busca de placer.

El deseo sexual, la excitación y el orgasmo son mediados por complejas – y aún no totalmente comprendidas- interacciones de los componentes somático o voluntario y autonómico del sistema nervioso, que operan a niveles cerebrales, espinales y periféricos. Además, la actividad neural dentro de estos sistemas es modulada por la presencia de múltiples mediadores, como las hormonas esteroideas así como neurotransmisores de tipo peptídico que afectan diferencialmente la respuesta de macho y hembra.

El trabajo pionero de Masters y Johnson (citado por Martínez L & Rodas S (2011) de 1966, examinó más de 10.000 secuencias de actos sexuales y sobre estos resultados dividieron la respuesta sexual en cuatro fases: excitación, meseta, orgasmo y resolución, los cuales se describen mediante una curva. Y estas fases del acto sexual resultan de una compleja danza de estìmulos hormonales, sucesión de neurotransmisores elaborados por el sistema nervioso, como feniletilamina y oxitocina, que entonces ayudan a regir la conducta erótica.

Hay gran complejidad en los fenómenos neurobiológicos relacionados con amor: el afecto y el sentimiento que conocemos como amor se sustenta en actividades de confianza, de creencias, de placer y recompensa en el cerebro, es decir, se relaciona con los procesos límbicos. En el sistema límbico participan neurotransmisores como la oxitocina, la vasopresina, la dopamina, y la señalización serotoninérgica. Por otra parte, también juegan un papel las endorfinas y los sistemas morfinérgicos, junto a las vías autorreguladores de óxido nítrico. El control del impulso sexual reside en el sistema límbico, que es la sede de las emociones; funcionalmente trabaja junto con el neocórtex que otorga a la especie humana una función de relación social (Martínez L & Rodas S , 2011) .  Y obviamente se llega al escenario del comportamiento sexual, el cual es fundamental para la supervivencia de las especies, y en el presente documento igualmente se procurará hacer una aproximación a los mecanismos neurales de esta conducta en el cerebro humano.

El sistema límbico se encarga de manejar actividades relacionadas con supervivencia de la especie, donde tienen cabida diferentes actividades gratificantes o placenteras y la motivación de diferentes apetitos que por lo general rige los comportamientos biológicos beneficiosos como la alimentación, el sexo y la reproducción.

Todo esto orienta a una amplia base de señalización común relacionada el concepto de amor, combinando así los aspectos fisiológicos relacionados con el amor y el apego materno, romántico o sexual con otras actividades saludables o estados neurobiológicos.

La práctica médica puede hacer uso de este concepto enfocándose en la llamada unidad mente / cuerpo o la medicina integrativa. Por lo tanto, el amor, y las actividades placenteras tienen potencial para reducir el estrés y ayudar a la promoción de la salud, ya que llevan implìcita la capacidad de curar o facilitar la motivación y el comportamiento beneficioso. El amor y el placer aseguran la supervivencia de los individuos y sus descendientes (Esch T, Stefano GB, 2005).

El cortex cingulado

El cortex del cíngulo anterior (sigla en inglés CCA) también conocido como  circunvolución del cíngulo anterior es la parte frontal (anterior) de la circunvolución del cíngulo, que parece un “collar” formado alrededor del cuerpo calloso, el  cual es el conjunto de fibras que transmite las diferentes señales neuronales entre los hemisferios cerebrales derecho e izquierdo.

220px-Anterior_cingulate_gyrus_animation

Posición del cortex cingulado anterior dentro del cerebro. Crédito de imagen: https://es.wikipedia.org/wiki/Cortex_del_c%C3%ADngulo_anterior

brain_chart_final_2

Ubicación anatómica del córtex cigulado anterior. Crédito de imagen: http://2012election.procon.org/files/1-2016-election-images/brain_chart_final_2.jpg

Esta estructura cerebral juega un papel fundamental en la canalización de la motivación y la emoción a objetivos apropiados al contexto, con lo cual el córtex cingulado anterior interviene en la iniciación de las acciones, en la intencionalidad de las respuestas y en la focalización de la atención ( Galindo AM et al, 2005 ). La corteza cingulada anterior es una región del cerebro que subordina la cognición y el control motor, aunque los mecanismos de estas funciones siguen siendo desconocidos. A partir de estudios de neuroimagen y de electrofisiología originados en monos y en humanos se ha obtenido información valiosa , pero ha sido difícil vincular las dos literaturas . Se ha planteado la hipótesis de que el córtex cingulado anterior humano está compuesto de una mezcla de células funcionalmente distintas que anticipan y detectan objetivos diversos, indican novedad, influyen en las respuestas de movimiento, codifican los valores de recompensa y señalan los errores ( Bush G. et al, 2002)

La feniletilamina y el enamoramiento

La feniletilamina (FEA) se comienza a producir al principio del enamoramiento. Esta molécula es un neurotransmisor responsable de las sensaciones y modificaciones fisiológicas que experimentamos cuando estamos enamorados.

Imbecilidad transitoria”, le llamó Ortega y Gasset a ese estado transitorio  no se puede mantener bioquímicamente por mucho tiempo. No hay duda: el amor es una enfermedad con “desajuste” transitorio de la neurotransmisión, se caracteriza por tener su propio rosario de pensamientos obsesivos y su propio ámbito de acción. Al inundarse el cerebro de la feniletilamina, éste responde mediante la secreción de dopamina (neurotransmisor responsable de los mecanismos de refuerzo del cerebro, es decir, de la capacidad de desear algo y de repetir un comportamiento que proporciona placer), junto con norepinefrina y oxitocina.

El importante rol de la oxitocina

La oxitocina es un nonapéptido con una impresionante variedad de funciones fisiológicas. Entre ellos, los efectos “pro-sociales” se han discutido en varias revisiones recientes, pero los efectos directos sobre el comportamiento sexual masculino y femenino tienen cada vez más atención (Veening JG et al, 2015).

Se ha informado que las concentraciones plasmáticas de oxitocina son altas entre las personas que dicen estar enamorándose. La oxitocina inyectada en el líquido cefalorraquídeo provoca erecciones espontáneas en ratas, que reflejan las acciones en el hipotálamo y la médula espinal. Esto demuestra que la “hormona del amor” puede tener un papel para provocar la erección durante la excitación sexual (Magon N & Kalra S, 2011).

La identificación de las regiones del cerebro humano que se ven afectadas por la oxitocina y la vasopresina en un contexto social es esencial para caracterizar completamente el papel de la oxitocina y la vasopresina en el complejo de la cognición social humana.

La oxitocina aumentó significativamente la respuesta de la amígdala y del tronco cerebral izquierdo a los rostros temerosos y no afectó la actividad de la amígdala o del tronco cerebral frente a las caras enojadas o felices, independientemente de donde se dirigió la atención social.  En las mujeres, la  actividad también se incrementó por la oxitocina en varias otras regiones, como se demuestra en un análisis exploratorio de todo el cerebro; mientras que en los hombres la actividad de los polos temporales fue estimulada por la oxitocina al tratar con rostros felices y temerosos, en las mujeres, la oxitocina tuvo mayor actividad en los polos temporales, así como la circunvolución temporal superior, la circunvolución fusiforme, y la ínsula, áreas del cerebro involucradas con la percepción altamente especializada en codificación facial de la emoción y la empatía (Zink, CF., & Meyer-Lindenberg, A, 2012).

Otros neurotransmisores

Además de su rol en el control subcortical de la postura y la motricidad, la dopamina tiene un papel clave en una gama de funciones neurohormonales y neuroquímicas incluyendo la cognición, la producción de leche , la excitación , la recompensa, donde entra como no, el comportamiento sexual. De hecho, es la respuesta de dopamina que en algunos casos puede generar adicciòn, hemos oído muchas veces hablar de adicción al sexo (Baskerville TA & Douglas AJ, 2010). 

OSO neurotrans

El rol de diferentes neurotransmisores. Crédito de imagen: Steve Burns Las Bases médicas del estrés, en http://www.teachhealth.com/spchemmess.html

Al evaluar los cambios en la perfusìón vascular cerebral, se ha encontrado que el orgasmo se asocia principalmente con una marcada reducción en el neocórtex, particularmente en la corteza orbitofrontal lateral izquierda , giro temporal inferior y polo anterior temporal, con estos hallazgos se propone que la disminución del flujo sanguíneo en la corteza orbitofrontal lateral izquierda significa desinhibición conductual durante el orgasmo en las mujeres, y la desactivación del lóbulo temporal está directamente relacionada con alta excitación sexual (Geordiadis JR et al, 2006). Se colige algo interesante, y es que a mayor actividad de dopamina, menor inteligencia, no hay nadie inteligente en la cama ! “El romanticismo invade la cordura, e impide la imparcialidad“, se ha dicho elocuentemente en un blog.

El filósofo de Amsterdam, Baruch o Benedictus Spinoza expresó en el siglo XVII algunos prolegómenos para la posteridad del romanticismo:

“la mente queda más o menos sometida a las pasiones según tenga más o menos adecuadas ideas, de modo que un hombre con pobres poderes de percepción y raciocinio queda especialmente sometido a la pasión”…..

El neurotransmisor Dopamina y la “recompensa”.

A partir de un descubrimiento accidental en 1953, James Olds y Peter Milner bajo la dirección de Donald Olding Hebb, en la Universidad de MacGill en Montreal encontraron que la estimulación eléctrica de determinadas áreas del cerebro era poderosamente gratificante. Estaban buscando la estimulación del sistema o sustancia reticular activadora ascendente (que controlaba el ciclo de sueño vigilia), y el  electrodo mal ubicado hizo que las ratas compulsivamente presionaran una palanca para obtener la estimulación, haciendo caso omiso de los estímulos gratificantes de forma natural, como alimentos (aunque tuvieran hambre), agua (aunque tuvieran sed) o apareamiento.

giphy-431

El exceso de dopamina tiende a hacer una conducta repetitiva. Crédito de imagen: http://31.media.tumblr.com/tumblr_m88rxwNdCY1r6l8gpo1_500.gif

Este descubrimiento inspiró a los investigadores tratan de determinar la base neural de tal refuerzo, que en su momento llamaron coloquialmente “el botón del placer”. Y lo llamaron así, porque las ratas llegaron a pulsar la palanca hasta ¡siete mil veces por hora! para estimularse. Incluso las ratas hembra llegaron al extremo de abandonar a su camada recién nacida para seguir pulsando la palanca ( Linden DJ, 2011.)

La dopamina es un neurotransmisor clave para la recompensa en el cerebro. En la década de 1990, Schultz y sus colegas descubrieron que las neuronas dopaminérgicas en el área tegmental ventral (VTA) fueron excitadas por recompensa inesperada, y disminuyó su respuesta ante la recompensa  cuando una señal sensorial predijo dicha recompensa. Es decir, las neuronas dopaminérgicas están excitadas cuando el resultado es mejor de lo esperado, mientras que se inhiben cuando el resultado es peor de lo esperado.

brain_stem d_03_cr_que_1a
El área tegmental ventral (VTA). Crédito de imagen:
https://sites.google.com/site/cerebrohumanoycalculoracional/el-sistema-nervioso/sistema-nervioso/neurotransmisores/adrenergicos/indolaminas/serotonina

Esto sugiere que el sistema de recompensa del cerebro se activa sólo cuando el cerebro deja de predecir los resultados correctamente. Dicha señal se ha convenido en llamar “error de predicción de recompensa” (RPE). Como preferencia fue superior a la necesidad de comer o beber, esto sugirió que esta área (VTA) es el “centro del placer” del cerebro. Y otro núcleo también relacionado con el VTA por ser un circuito dopaminérgico, es el llamado nucleus accumbens el cual tiene papel en recompensas como la de la alimentación, el sexo y ahora, los videojuegos e igualmente en la adicción a diferentes sustancias. Son también conocidos como los centros hedónicos (del griego hedoné, placer).  Un estudio reciente encontró que está implicado en las emociones inducidas por la música, quizá por su papel mediador de la liberación de la dopamina.

El VTA también interviene en las pautas temporales, y se ha considerado ampliamente como la interfaz entre el sistema límbico y el motor.   No hay que perder entonces de vista estos dos conjuntos neuronales o núcleos: el VTA y el núcleo accumbens, porque son componentes clave del circuito de recompensa en el llamado sistema mesolímbico de la dopamina: las neuronas que se originan en el área tegmental ventral (VTA, cerca de la base del cerebro) dirigen sus proyecciones hacia el nucleus accumbens. Esas neuronas del VTA se comunican con las del núcleo accumbens enviando el neurotransmisor dopamina desde los extremos de sus axones hasta los receptores presentes en las neuronas del nucleus accumbens. Y un detalle importante, la vía de la dopamina desde el VTA hasta el nucleus accumbens resulta decisiva para la adicción, esto ayuda a entender también porqué el sexo también puede generar conducta adictiva.Todo este conjunto de hallazgos han cambiado la forma en que se concibe el sistema de recompensa, aunque sigue sin conocerse cómo se realizan estas operaciones en el cerebro. Una serie de modelos de refuerzo de aprendizaje relacionados han sugerido que una señal inhibitoria valor dependiente podría contrarrestar la señal excitatoria de recompensa en suprimir la producción dopaminérgica para recompensas esperadas y no para recompensas inesperadas. Para determinar si es así como funciona el sistema in vivo, se registraron las señales de los diferentes tipos de neuronas en el VTA de ratones durante una tarea de recompensa-predicción.  Y se encontró que hay un papel de la serotonina, que provenía del conjunto neuronal llamado núcleo dorsal del rafé, el cual se relacionaba con el área tegmental ventral (Cohen JY, 2015). Sin embargo, estos circuitos no están solos, igualmente interactúan con la corteza prefrontal (Puig V, 2004).

Y aunque en animales no se sabe mucho del orgasmo, afortunadamente como lo dijera Carl Sagan, no somos ratas y viene un hecho del mayor interés: el núcleo tegmental ventral (VTA) es 70 por ciento !! más grande en mujeres y es el que se activa durante el orgasmo en una relación sexual; esto explica el que las mujeres tengan orgasmos más duraderos que los hombres y que se involucren emocionalmente con sus parejas sexuales. Y sobre los “desengaños”, esa veisalgia amorosa, la depuración de la misma es más lenta en el cerebro femenino; por ello, al terminar una relación que duró los 3 años, la mujer tarda en recuperarse hasta tres meses, mientras él tarda 28 días en regresar a los valores basales de dopamina.

El hipotálamo

¿Por qué los hombres siempre buscan sexo? Una parte de esta respuesta tiene que ver con que los hombres tienen de mayor tamaño las zonas del cerebro relacionadas con la sexualidad, frente a las mujeres. Y acá entra en escena esta zona del sistema nervioso llamado hipotálamo, que viene a significar que está por debajo del tálamo. El hipotálamo es esa estructura que conecta cerebro y sistema endocrino, para producir hormonas entonces afecta el impulso sexual.

El hipotálamo masculino es un 15% más grande que el de las mujeres y se relaciona con el hecho novelescamente conocido que los hombres sean más promiscuos, más infieles, más generadores de mayor actividad sexual y más visuales. El hipotálamo es pues, el protagonista de fondo en novelas como el Burlador de Sevilla, o Giacomo Casanova.

Aunque más allá de que los hombres tengan el hipotálamo más grande, esos comportamientos se explican porque generan más vasopresina y están mejor adaptados a la liberación de la misma. Adicionalmente, los hombres tienen mayor densidad de neuronas en estructuras subcorticales, como la amígdala cerebral, el tálamo (desarrollan mayor control motor).

El hipotálamo es uno también de esos núcleos cerebrales que interactúan para orquestar el apetito y los aspectos consumatorios de comportamiento sexual masculino. Dentro del hipotálamo, hay que llamar entonces la atención sobre el área preóptica medial ( MPOA ) la cual es de particular interés , ya que recibe el aporte de todas las modalidades sensoriales , y el daño a esta región interrumpe la cópula en una amplia variedad de especies. Además, el MPOA es sensible a las hormonas gonadales y está involucrado en la regulación endocrina. Los estudios neuroquímicos han demostrado que los niveles tanto de dopamina y glutamato aumentan en el MPOA en respuesta a la actividad sexual , mientras que el antagonismo de estos neurotransmisores deteriora la respuesta sexual masculina (Will RG et al, 2014).

hypotalami

Ubicación del área preóptica en el hipotálamo. Crédito de imagen: http://mural.uv.es/teboluz/index2.html

La dopamina liberada en el aréa preóptica medial en respuesta al estro femenino contribuye a la motivación sexual y al desempeño en la cópula. Por su parte, la testosterona ayuda a promover la copulación en ratas macho por permitir la liberación de dopamina (Hull EM et al, 1995). El área preóptica está involucrada en el proceso de apareamiento, se ha visto en machos de varias especies, que el área preóptica es mayor. En los hombres, es aproximadamente 2,2 veces mayor que en las mujeres y contiene el doble de células y las diferencias empiezan a surgir partir de los cuatro años de edad, cuando el número de células de este núcleo disminuye en las niñas.

Por su parte, ellas tienen un período de fertilización óptimo y para ellos, cualquier momento es bueno. Esto es adaptativo para la propia supervivencia, ya que la mujer debe cuidar a su retoño y preparar su cuerpo antes de tener otro. Sin embargo, el hombre, debe estar dispuesto para esta época en la que quiera la mujer, lo cual está relacionado como lo indicara Gabelli, con el hecho que las mujeres son el “sexo limitante”.

En la “recta final”

Se habla de la experiencia del orgasmo como algo particularmente subjetivo, como una experiencia placentera que se caracteriza por la brusca e instantánea liberación de toda la excitación o tensión sexual acumulada previamente tanto a nivel físico como neural y psicológico a través de un instante de suspensión de inactivación mental, de extremado goce y de intensas sensaciones físicas, que vienen seguidas de una rápida relajación de toda tensión acumulada (Carrobles JA, 1990). Y en términos neurales el orgasmo es la tercera etapa de la respuesta sexual humana, caracterizada por la acción inhibidora de fibras serotoninérgicas y la acción excitadora de fibras noradrenérgicas, donde desempeña algún papel el área de recompensa (Area Tegmental Ventral -VTA y el Sistema Límbico).

¿Se habla del mismo tipo de orgasmo para hombres y para mujeres? Tal parece que no, algunas investigaciones diferencian ambos tipos de orgasmo. Para hablar del orgasmo en hombres utilizan el término “placer corporal”. Y para referirse al orgasmo femenino se recurre al término “placer mental”.  

Al evaluar igualmente el comportamiento de la función cerebral durante el sexo, se documentaron similitudes de género durante el orgasmo: hubo una fase que demostró activaciones en el lóbulo anterior del vermis cerebeloso y núcleos profundos del cerebelo y desactivaciones en la corteza frontal ventromedial izquierda y la corteza orbitofrontal, tanto en hombres como en mujeres. Y recordemos que en esta corteza se gestan las funciones ejecutivas, de tal forma que sigue siendo cierto que “se pierde la cabeza” y de aquí la enorme cantidad de chistes de todo tipo que salen en relación con esto. 

Por otra parte, se investigaron las funciones de la corteza cerebral durante la estimulación genital táctil: se encontraron desactivaciones en la amígdala y en el giro fusiforme izquierdo y derecha en ambos géneros. En qué partes del cerebro sí hubo diferencias de género: en las áreas fronto – parietales (corteza motora, área somatosensorial 2 y posterior de la corteza parietal ) hubo mayor actividad en las mujeres , mientras que en los hombres, el claustro derecho y la corteza occipitotemporal ventral mostraron una activación mayor. La única diferencia entre los géneros prominente durante el orgasmo fue la activación masculina de la sustancia gris periacueductal.

Reflexiones finales

La sensación de “estar enamorado” es cuestión de química cerebral en un 99.9%. En esta química cerebral actúan una pléyade de neurotransmisores como las endorfinas, los endocanabinoides, la vasopresina, la oxitocina, la serotonina y otras como las hormonas sexuales, el óxido nítrico, y factores de crecimiento neuronal. Participan alrededor de 15 elementos, entre neurotransmisores, hormonas y sustancias endógenas; pero la prima donna de este concierto es la dopamina, sin ella no hay amor, sin dopamina no se anexa la otra secuencia de neuroquímicos.

La dopamina es el neurotransmisor vinculado a la sensación de recompensa, donde está incluída la derivada de la conducta sexual. Las variaciones estructurales entre cerebro de hombre y de mujer, hacen que haya funcionalismo diferente, igualmente aplicable a la esfera de lo sexual. La dopamina se considera estrechamente relacionada con el grado de deseo y motivación alcanzado. No obstante, los receptores de la dopamina comienzan a perder su sensibilidad, en un período de aproximadamente tres años. De tal manera en este período de tres años, éstos dejarán de responder al estímulo inicial que desencadenaba la reacción placentera del encuentro con esa persona especial. Y entonces acude la oxitocina al rescate cuya secreción está relacionada con la sensación de apego. Algunas enseñanzas de la neurobiología es que si una pareja no logra construir una relación más allá del enamoramiento o del placer sexual en tres años, lo más probable es que la relación esté emplazada a no continuar.

Referencias bibliográficas.

  1. Baskerville TA, Douglas AJ (2010). Dopamine and oxytocin interactions underlying behaviors: potential contributions to behavioral disorders. CNS Neurosci Ther. 16(3):e92-123.
  2. Bush, G., Vogt, B. A., Holmes, J., Dale, A. M., Greve, D., Jenike, M. A., & Rosen, B. R. (2002). Dorsal anterior cingulate cortex: A role in reward-based decision making. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, 99(1), 523–528.
  3. Carrobles, J. A. (1990). Biología y psicofisiología de la conducta sexual. Madrid:Fundación Universidad Empresa. Fernández, J. (Ed.). (2000).
  4. Cohen JY.(2015) Dopamine and serotonin signals for reward across time scales. Science, 350 (6256):47.
  5. Esch T, Stefano GB (2005). The Neurobiology of Love. Neuro Endocrinol Lett ;26(3):175-92.
  6. Gabelli, Fabián Marcelo. Prof. Adjunto regular. TEORÍA DE LA SELECCIÓN SEXUAL y ROL DE LOS SEXOS. Universidad de Buenos Aires, 2014. Consultada en link: http://www.psi.uba.ar/academica/carrerasdegrado/psicologia/sitios_catedras/electivas/090_comportamiento/material/teoria_de_seleccion_sexual.pdf
  7. Galindo-Casas A, Hernández-Forero DC, Peña-Aristizábal PA, Ibiza AR. (2005) Estudio de las diferencias de género en el desempeño de las funciones ejecutivas –categorización y flexibilidad cognoscitiva en niños y niñas de la población bogotana diagnosticados con trastorno por déficit de atención e hiperactividad tipo mixto. Tesis de Grado. Pontificia Universidad Javeriana Facultad de Psicología, Bogotá. 172 pp. Consultada en link: http://repository.javeriana.edu.co/bitstream/10554/7940/1/tesis12.pdf
  8. Georgiadis JR, Kortekaas R, Kuipers R, Nieuwenburg A, Pruim J, Reinders AA, Holstege G. (2006). Regional cerebral blood flow changes associated with clitorally induced orgasm in healthy women. Eur J Neurosci, 24(11):3305-16.
  9. Hull EM, Du J, Lorrain DS, Matuszewich L (1995). Extracellular dopamine in the medial preoptic area: implications for sexual motivation and hormonal control of copulation. J Neurosci. 15(11):7465-71.
  10. Liaño H. Cerebro de hombre, cerebro de mujer,  ISBN: 9788440678935. Ediciones B, 2000.
  11. Linden DJ. La brújula del placer. ISBN 978-84-493-2625-7. Edit Planeta, 2011.
  12. Magon, N., & Kalra, S. (2011). The orgasmic history of oxytocin: Love, lust, and labor. Indian Journal of Endocrinology and Metabolism, 15(Suppl3), S156–S161. http://doi.org/10.4103/2230-8210.84851
  13. Martínez L & Rodas S (2011). Relación entre estilos de amor y satisfacción sexual en hombres de 22 y 47 años. Eureka (Asunción) en Línea, 8(2), 267-277.
  14. Miyagawa Y, Tsujimura A, Fujita K, Matsuoka Y, Takahashi T, Takao T, Takada S, Matsumiya K, Osaki Y, Takasawa M, Oku N, Hatazawa J, Kaneko S, Okuyama A (2007). Differential brain processing of audiovisual sexual stimuli in men: comparative positron emission tomography study of the initiation and maintenance of penile erection durin 2g sexual arousal. Neuroimage, 36(3):830-42.
  15. Muciño R, Wences L. (2012). Las mujeres tienen mejor cerebro que los hombres, pero tienen peor pronóstico en las enfermedades neurológicas: doctor Eduardo CalixtoGaceta Facultad de Medicina 35 (666): 11-12
  16. Puig-Velasco MV. CONTROL RECÍPROCO ENTRE LA CORTEZA PREFRONTAL Y LOS NÚCLEOS DEL RAFE. PAPEL DE LOS RECEPTORES DE SEROTONINA Tesis Doctoral Barcelona, Abril de 2004
  17. Veening JG, de Jong TR, Waldinger MD, Korte SM, Olivier B (2015). The role of oxytocin in male and female reproductive behavior. Eur J Pharmacol. 15;753:209-28.
  18. Will RG, Hull EM, Dominguez JM (2014). Influences of dopamine and glutamate in the medial preoptic area on male sexual behavior. Pharmacol Biochem Behav.121:115-23.
  19. Zink, C. F., & Meyer-Lindenberg, A. (2012). Human Neuroimaging of Oxytocin and Vasopressin in Social Cognition. Hormones and Behavior, 61(3), 400–409.

Referencias complementarias en internet

https://readymag.com/animalpolitico/22882/

http://www.neurowikia.es/content/corteza-prefrontal-y-funciones-ejecutivas

http://www.cerebromente.org.br/n03/mente/sexo_i.htm

http://histologia-horario1.blogspot.com.co/2013/06/serotonina-dopamina-feniletilamina.html

http://klytemmnestra.blogspot.com.co/2011/01/la-quimica-del-amor.html

http://www.psi.uba.ar/academica/carrerasdegrado/psicologia/sitios_catedras/electivas/090_comportamiento/material/teoria_de_seleccion_sexual.pdf

http://psicologia-fisiologica-roiel.blogspot.com.co/

Diferentes componentes anatómicos de cerebro de rata: http://jacowikitesis.wikispaces.com/regiones+cerebrales+de+AEIC

Diferencias anatómicas entre cerebro de hombre y cerebro de mujer: http://cettenerife.org/descargas/cerebro_de_hombre_y_mujer_2.pdf

Sobre orgasmo: http://www.ugr.es/~setchift/docs/alumnos/orgasmo.pdf

Sobre deseo y placer por Asociaciòn Educar, de Argentina: http://www.asociacioneducar.com/notas/neurobiologia-deseo-placer.pdf

http://www.muyinteresante.com.mx/ciencia/13/02/14/amor-enamoramiento-nivel-neurologico-fisiologico-entre-hombre-y-/

http://www.unamiradaalaciencia.unam.mx/download/pdf_stc/unamirada_stc_99.pdf

Tesis sobre comportamiento sexual humano: http://tesis.repo.sld.cu/124/1/Iliana_Gorguet_PiLIBRO_.pdf

Funciones del hipotálamo. Asociación Educar, Argentina http://www.asociacioneducar.com/notas/hipotalamo-funciones.pdf

http://www.taringa.net/posts/ciencia-educacion/10188535/Guerra-de-Cerebros-quien-esta-mejor-dotado-hombre-o-la-muj.html

Feniletilamina y enamoramiento: http://imaginados.blogia.com/2007/060301-feniletilamina-y-la-quimica-del-amor.php

http://saef-ci.com/wp-content/uploads/2012/05/Psquimica-enamoramiento-Ticat-ppt.pdf

El arte de amar, obra clásica del pensador Erich Fromm: http://www.angelred.com/biblioteca/erich-fromm-el-arte-de-amar.pdf

http://popularys.com/el-amor-explicado-cientificamente-es-solo-bio-quimica-o-existe-algo-mas/


Disclaimer – Nota: The credit to the source is given for the images. In case any of the images should not appear, I appreciate to notify at e-mail alejandromeloflorian@gmail.com to erase.

Nota: Se procura dar crédito a la fuente de las imágenes. En caso de solicitud de retiro de imágenes, aprecio notificación a correo alejandromeloflorian@gmail.com para retiro del material.

More information about HONcode

2 comentarios

Reblogueó esto en Medical Libraryy comentado:

La sensación de “estar enamorado” es cuestión de química cerebral en un 99.9%. En esta química cerebral actúan una pléyade de neurotransmisores como las endorfinas, los endocanabinoides, la vasopresina, la oxitocina, la serotonina y otras como las hormonas sexuales, el óxido nítrico, y factores de crecimiento neuronal. Participan alrededor de 15 elementos, entre neurotransmisores, hormonas y sustancias endógenas; pero la prima donna de este concierto es la dopamina, sin ella no hay amor, sin dopamina no se anexa la otra secuencia de neuroquímicos.

La dopamina es el neurotransmisor vinculado a la sensación de recompensa, donde está incluída la derivada de la conducta sexual. Las variaciones estructurales entre cerebro de hombre y de mujer, hacen que haya funcionalismo diferente, igualmente aplicable a la esfera de lo sexual. La dopamina se considera estrechamente relacionada con el grado de deseo y motivación alcanzado. No obstante, los receptores de la dopamina comienzan a perder su sensibilidad, en un período de aproximadamente tres años. De tal manera en este período de tres años, éstos dejarán de responder al estímulo inicial que desencadenaba la reacción placentera del encuentro con esa persona especial. Y entonces acude la oxitocina al rescate cuya secreción está relacionada con la sensación de apego. Algunas enseñanzas de la neurobiología es que si una pareja no logra construir una relación más allá del enamoramiento o del placer sexual en tres años, lo más probable es que la relación esté emplazada a no continuar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: